La luz marca récord en mayo: el recibo se dispara y registra una subida interanual del 45,4%

Factura luz bombilla electricas

Factura de la luz.

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El recibo de la luz se ha disparado en mayo hasta marcar un récord histórico. Este mes ha sido el más caro con una subida interanual del 45,4% en la factura del usuario medio, según el análisis de Facua-Consumidores en Acción sobre la evolución de las tarifas semirreguladas (PVPC).

Con el precio medio del kilovatio hora (kWh) de mayo, el usuario medio recibirá una factura de nada menos que 82,13 euros, casi 26 euros más cara que hace un año, cuando se situó en 56,47 euros. Se trata, además, destaca la mencionada organización, de la cuarta factura más elevada a nivel histórico, tras los 88,66 euros del primer trimestre de 2012, los 87,81 euros de enero de 2017 y los 83,55 euros de septiembre de 2018.

El usuario medio utilizado por Facua en sus análisis tiene una potencia contratada de 4,4 kW y un consumo de 366 kWh mensuales y las tarifas por el consumo se aplican prorrateadas a la media de todo el mes. Es un perfil elaborado tras el análisis de varias decenas de miles de facturas de viviendas habitadas.

17,20 céntimos por kWh

El precio del kWh se ha situado este mes en una media de 17,20 céntimos. Se trata del importe más elevado desde septiembre de 2018, cuando alcanzó los 17,58 céntimos. Este lunes, el kWh ha llegado a situarse en 20,04 céntimos.

Con independencia de los picos diarios que se han alcanzado en determinados momentos, los tres precios más elevados de la historia han sido los 20,85 céntimos por kWh del primer trimestre de 2012, los 19,20 del primer trimestre de 2013, y los 18,92 del tercer trimestre de 2011. En estas fechas, el Gobierno fijaba el precio de forma estable durante esos periodos.

Nuevo sistema tarifario

La organización de consumidores ha puesto de manifiesto su oposición al nuevo modelo de tarificación eléctrica que impondrá el Ejecutivo a partir de este martes. Según sostiene, pedir que se desplace el consumo eléctrico a la madrugada “es denigrante para los consumidores más vulnerables”. Asimismo, critica que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) esté promoviendo fórmulas de supuesto ahorro como planchar la mitad de las veces en el horario menos caro, relegado al tramo de 0 a 8 horas de lunes a viernes y todas las horas de sábados, domingos y festivos nacionales.

“No se puede hacer responsable al consumidor de que su factura de la luz es cara porque no ha planchado o puesto las lavadoras, lavavajillas y secadoras en los horarios más económicos”, critica, “ya que estos periodos precisamente coinciden con los momentos que deberían dedicarse al descanso”.