La inflación de Alemania se dispara hasta el 5,2%, la más alta desde 1992

alemania berlin puerta de brandenburgo

Puerta de Brandeburgo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El índice de precios al consumo (IPC) de Alemania se situó en noviembre en el 5,2%, siete décimas por encima de la subida de los precios de octubre, lo que representa la mayor lectura de inflación interanual en Alemania desde junio de 1992, según ha confirmado la Oficina Federal de Estadística (Destatis).

De su lado, la tasa de inflación armonizada, utilizada por Eurostat para sus cálculos en la zona euro, subió en noviembre hasta el 6% desde el 4,6% registrado en octubre.

«La tasa de inflación aumentó por sexta vez consecutiva y en noviembre alcanzó el nivel más alto registrado en lo que va de 2021», indicó Georg Thiel, presidente de la Oficina Federal de Estadística, destacando que se trata de la inflación más alta «desde hace casi 30 años», ya que en junio de 1992, la tasa de inflación fue de 5,8%.

La Oficina alemana indicó que son varias las razones para las altas tasas de inflación observadas en la segunda mitad de 2021, incluyendo efectos base por los bajos precios de 2020, la reducción temporal del IVA en la segunda mitad de 2020 y los precios especialmente bajos de los productos de petróleo hace un año.

Asimismo, Destatis señaló que la subida de los precios reflejó también los efectos relacionados con la crisis, como los cuellos de botella en los suministros y los fuertes aumentos de precios en las etapas iniciales del proceso económico.

En comparación con noviembre del año pasado, el aumento de los precios energéticos fue del 22,1%, incluyendo una subida del 101,9% del precio del gasóleo para calefacción, mientras que los de los carburantes aumentaron un 43,2%. También subieron los precios de otros productos energéticos domésticos como el gas natural (+9,6%) y la electricidad (+3,1%).

«Al igual que los efectos de base, que se debieron a los precios muy bajos en noviembre de 2020, el cargo por CO2 introducido a principios de año tuvo un efecto alcista en los precios», explicó Destatis.

De su lado, los precios de los alimentos subieron un 4,5% en noviembre en comparación con el mismo mes del año anterior como consecuencia de la subida de precio de grasas y aceites comestibles (+ 11,9%) y de los productos lácteos y huevos (+6,4%).

Sin tener en cuenta el impacto de la energía y de los alimentos, la tasa de inflación subyacente de Alemania se situó en noviembre en el 3,3%.