La industria de los hedge funds resucita los temores de la crisis financiera en plena pandemia

Bola del mundo hundiéndose

Crisis financiera mundial

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La lucha contra la crisis provocada por la pandemia sigue siendo la principal preocupación para los bancos centrales de todo el mundo. Pero en un momento en que la recuperación económica todavía genera dudas una nueva preocupación ha surgido en el horizonte ante los problemas que han aflorado varios bancos por el colapso de un hedge fund, que trae ecos de la crisis financiera de hace una década.

Esta misma semana Credit Suisse espera registrar un impacto negativo de 4.400 millones de francos suizos (3.973 millones de euros) como consecuencia del incumplimiento de un hedge fund estadounidense –muy probablemente Archegos Capital Management– de sus obligaciones de ajuste de márgenes exigidas. También el banco japonés Nomura se habría visto afectado significativamente por este caso, que llega apenas unas semanas después de la quiebra de Greensill Capital.

El caso de Archegos se destapó tras el bloqueo de algunas gigantescas operaciones por parte de los principales bancos de inversión, que afectaron a muchos valores. Rápidamente, muchos expertos señalaron cómo un hedge fund estadounidense había quedado atrapado durante el proceso, forzándole a vender. Ese fin de semana se reveló que la entidad sujeta a los “margin calls” fue un hedge fund que se convirtió en una family office privada hace unos años. Hubo especulaciones sobre si otras entidades podrían verse obligadas a liquidar posiciones de capital apalancadas igualmente concentradas y si esto podría desencadenar una situación sistémica.

“Por lo general, estos eventos del mercado reviven los recuerdos de crisis pasadas a los inversores”, señala Yves Bonzon, CIO del banco suizo Julius Baer. “Solo disponemos de información limitada sobre la exposición de los bancos a este tipo de operaciones de renta variable apalancadas, pero no esperamos que este se traduzca en un problema sistémico”, añade el experto.

En términos más generales, para el analista de Julius Baer este es un claro recordatorio de que mantener la estabilidad financiera en el mundo altamente financiero del presente no es un paseo por el parque para los principales bancos centrales.

“El apalancamiento financiero excesivo, las operaciones infladas y los flujos en manada que amenazan la profundidad de la liquidez del mercado son un motivo de mayor preocupación que las perspectivas económicas inmediatas tras la reapertura de las economías después del Covid-19”, analiza.

Además, supone un recordatorio de que una inclinación del value de la cartera, que implica una exposición significativa a bancos cuyos factores de riesgo son opacos debido a la complejidad de su modelo de negocio, no está libre de riesgos, tal y como asegura.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish