La importancia de la psicología en las apuestas deportivas

Dispositivos

Dispositivos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Obtener buenos resultados dentro del ámbito de las apuestas deportivas requiere de cierta salud psicoemocional. La psicología influye poderosamente en la gestión de recursos y la toma de decisiones porque las ganancias, no sólo se sustentan en un conocimiento actualizado y especializado en el ámbito del deporte. También en el control de impulsos o la gestión de emociones tan habituales como la inseguridad, la impotencia o la adrenalina que supone participar en una apuesta. Aprender a desarrollar buenos hábitos en las mejores casas de apuestas determinará en buena medida los resultados obtenidos y también nuestra estabilidad económica a largo plazo.

A continuación te proponemos tres consejos para aprender a gestionar los impulsos y adoptar buenas prácticas ante los pronósticos de fútbol o de cualquier otro deporte. ¡Presta atención!

No permitas que las pérdidas condicionen tus movimientos

Los primeros pasos dentro del mundo de las apuestas a menudo se ven limitados por la sombra de la pérdida. Muchos usuarios no sólo tratan de evitarlas a toda costa sino que, cuando se producen se exigen volver a recuperarlas. Esto en realidad es un error, no debemos olvidar que los errores y las pérdidas son una condición inevitable durante el proceso de aprendizaje.

Cuando se producen pérdidas, lo más recomendable es aprender a eliminarlas por completo. Sólo así evitaremos que adquieran poder sobre nosotros. Asumir que es parte del proceso y afinar los procesos de análisis nos ayudará a identificar cómo podemos aprender a reducir incidencia y qué tipo de errores se han cometido. Integrarlas con naturalidad dentro de un proceso de aprendizaje y crecimiento resultará fundamental para mantener una buena perspectiva mental que nos ayude a incrementar nuestro rendimiento a largo plazo.

La objetividad debe prevalecer

Si has decidido iniciarte dentro del mundo de las apuestas, es posible que hayas decidido comenzar dentro de un deporte o especialidad que dominas. Si eres aficionado es muy probable que cuentes con tus propias preferencias: Equipos, selecciones, jugadores. Aunque este tipo de referencias constituyan elementos naturales en cualquier amante del deporte, en la dimensión de las apuestas deportivas pueden llegar a convertirse en un obstáculo. La mente fría y la objetividad son las herramientas más poderosas que tendrás a tu alcance y cultivarlas te ayudará a afinar tus movimientos.

El conocimiento y los datos medibles deben tener prioridad sobre cualquier preferencia o perspectiva que provenga de unos criterios puramente personales.

Las buenas rachas pueden convertirse en un factor de riesgo

Tanto en el mundo de los juegos de azar como en el mundo de las apuestas deportivas nos encontramos ante contextos considerablemente volubles. Esto significa que las oscilaciones son algo natural y que de hecho existen las rachas buenas y las rachas malas.

Las primeras pueden llegar a convertirse en una fuente de riesgo porque a menudo, una serie de ganancias consecutivas puede llevar a los jugadores a asumir más riesgos y esto no siempre es bueno. Las circunstancias pueden oscilar imprevisiblemente por lo que no es recomendable abandonar un plan preestablecido únicamente por percibir ganancias de forma consecutiva.

En las apuestas deportivas los participantes que cuentan con cierta experiencia y conocimientos crean un plan previo estableciendo un rango de seguridad. A partir de una planificación previa es posible establecer límites y establecer unas cuotas máximas de inversión. Incrementarlas de forma desproporcionada únicamente confiando en la buena suerte puede derivar en una pérdida de control y a largo plazo generar pérdidas evitables. Mantener una mentalidad analítica y adaptarnos a los márgenes de seguridad debe ser algo prioritario.