Currently set to Index
Currently set to Follow

La habanera marcha cívica terminó en Madrid

Yunior García

Yunior García

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Cuando todo parecía indicar que el culebrón viral tendría un punto final este 15 de noviembre, se abrió inesperadamente una nueva temporada. Su instigador, el dramaturgo Yunior García, al que todos esperaban hiciera al menos un varonil o temerario intento por salir de casa, vestido de blanco y con rosa de igual color en mano, apareció ataviado de negro en el aeropuerto de Barajas, en la capital española y par de maletas a diestra y siniestra, sin espacio para la rosa.

Operación sorpresa cocinada con el apoyo de las autoridades españolas, el visto muy bueno de las cubanas que se lo quitaron de encima y vaya usted a saber cuando todo se conozca, si hasta la iglesia, tan participativa en esos casos, dio su bendición para ese acto de ilusión circense digno del popular programa Got Talent, de la tv ibérica.

Tan secreta fue la operación, que un lugarteniente de la propia agrupación corrió la voz en las redes sociales que su líder estaba desaparecido y que el gobierno cubano debía dar fe de vida cuando en realidad tal tarea estaba en manos del comandante de Iberia que lo condujo a España.

No debe ser muy prolongada la estancia de Yunior en Madrid. Le esperan al dramaturgo las tablas de Miami para desde allí unirse a otros valientes que desde fuera de la isla y nunca desde dentro, combaten al régimen.

Finalmente, aguardar por sus primeras declaraciones en la que despejaremos la duda de si se fue o lo “fueron”.