La Fed aplica la mayor subida de tipos desde los tiempos de Alan Greenspan para luchar contra la inflación

    FED

    FED

    La Reserva Federal ha elevado su principal tasa de interés en 75 puntos básicos, el mayor aumento desde 1994, bajo la presidencia de Alan Greenspan, y ha señalado que seguirá subiendo el precio del dinero de forma agresiva este año, una medida drástica para frenar una desenfrenada inflación que no ha sabido prever.

    De este modo, el banco central estadounidense intensifica sus esfuerzos para enfriar los precios elevando el rango objetivo de la tasa de fondos federales hasta la horquilla de 1,5% y 1,75%, algo que el mercado ya había anticipado en los últimos días después de que el pasado viernes el Departamento de Comercio informara que la inflación en mayo tocó el 8,6%, un máximo en 30 años.

    La Reserva Federal prevé además subidas de tipos más agresivos en sus próximas reuniones, que situarán las tasas en el 3,4% a finales de este año, lo que implica otros 175 puntos básicos de endurecimiento monetario. En marzo, la Fed preveía unos tipos del 1,9% para el cierre del ejercicio.

    Además, reiteró que reducirá su enorme balance en 47.500 millones de dólares al mes -una medida que entró en vigor el 1 de junio- y que aumentará a 95.000 millones de dólares en septiembre.

    El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) ha asegurado en un comunicado enviado este miércoles después de celebrar una reunión de dos días en Washington que «está firmemente comprometido a devolver la inflación a su objetivo del 2%”.

    RECORTE DE PREVISIONES

    La Fed también ha revisado sus perspectivas para la economía, pasando del escenario de aterrizaje suave de marzo a un aterrizaje más accidentado, lo que subraya la dura tarea a la que se enfrentan los hombres de Jerome Powell en su intento por domar una inflación que triplica el objetivo del 2% del banco central sin provocar una recesión.

    Ahora prevé que el crecimiento del PIB se reduzca al 1,7% este año, frente a la proyección de expansión del 2,8% de marzo. El desempleo podría aumentar hasta el 4,1% a finales de 2024 desde el 3,6% estimado anteriormente.

    Los responsables de la política monetaria prevén ahora que el IPC avance un 5,2% este año, frente al 4,3% de las proyecciones de marzo, basadas en la mediana de las estimaciones de los gobernadores de la Fed y los presidentes regionales.

    Tras haber obtenido la confirmación del Senado de EEUU para un segundo mandato de cuatro años, Powell también debe restablecer la credibilidad de la Fed en la lucha contra la inflación ante los inversores y ante los estadounidenses que están furiosos por el aumento del coste de la vida.

    La subida de 75 puntos básicos aprobada hoy por el FOMC contó con el voto en contra de la presidenta de la Fed de Kansas, Esther George, que prefería un aumento de medio punto porcentual.