La falta de demanda de vacunas lleva a España a tener que almacenar más de 4 millones de dosis

Vacunas

Vacuna contra el Covid-19. (Foto: Pool Moncloa)

La demanda de vacunas en España, desde principios de 2022, se encuentra en niveles mínimos. Por este motivo, y las fluctuaciones que se observan también en el ámbito de la donación a terceros países, el Gobierno ha autorizado la contratación de un servicio para el almacenaje de 4.250.000 dosis de la vacuna contra la Covid-19 de la compañía farmacéutica Moderna, por un importe máximo de 49.618,05 euros (IVA exento), de modo que se mantengan de acuerdo con sus condiciones especiales de conservación.

En la actualidad, los dos principales proveedores de vacunas son Pfizer/BioNTech y Moderna. España se ha adherido a los tres acuerdos suscritos con Moderna para la adquisición de la vacuna denominada comercialmente ‘Spikevax’, y con la suscripción de las correspondientes órdenes de pedido de vacunas, España ha logrado el compromiso de adquirir un total de 52 millones de dosis de vacunas, a lo largo de los años 2021 y 2022.

De éstas, se han recibido ya en torno a 28 millones de dosis, y en lo que queda del año 2022, se deberán recibir unos 21 millones de dosis adicionales.

De este modo, recoge Europa Press, este martes el Consejo de Ministros ha aprobado el acuerdo por el que se toma razón de la declaración de emergencia para la contratación de este servicio. En el contexto de la gestión de la crisis sanitaria de la Covid-19, el 12 de junio de 2020, los ministros de la Unión Europea acordaron iniciar la actividad necesaria para concluir Acuerdos de Adquisición Anticipada (APAs) de vacunas. Con base en aquel consenso, la Comisión Europea aprobó la Decisión de 18 de junio de 2020, por la que se aprueba el acuerdo con los Estados miembros para la adquisición de vacunas contra la COVID-19 por cuenta de aquéllos y otros procedimientos conexos.

Al amparo de dicha decisión, recuerda el Gobierno, la Comisión Europea ha suscrito una serie de APAs con diferentes compañías farmacéuticas, y los Estados miembros se han adherido a ellos mediante la firma de las correspondientes órdenes de pedido de vacunas, en las que adquieren el compromiso formal de compra de las dosis que les han sido asignadas.