La EBA alerta de un incremento de la morosidad en los sectores más afectados por el covid

EBA

Autoridad Bancaria Europea. Autor: EBA

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) ha alertado de que los préstamos fallidos están empezando ya a registrar un incremento en aquellos sectores más afectados por la pandemia del Covid-19, según se desprende de su informe trimestral de monitorización de riesgos, publicado este miércoles.

Según los datos de la EBA, que recoge indicadores de 130 bancos de la Unión Europea, la ratio de préstamos fallidos (NPL, por sus siglas en inglés) se redujo en dos décimas en el último trimestre de 2020, hasta el 2,6%. La Autoridad ha explicado que la caída de la ratio se ha debido al menor número de préstamos fallidos, que excedió así el descenso del número total de créditos.

Sin embargo, la ratio de préstamos fallidos al sector de servicios de restauración y de hostelería creció en seis décimas con respecto al tercer trimestre de 2020, hasta el 8,4%. Con respecto al sector de artes, entretenimiento y recreación, la ratio avanzó cinco décimas, hasta el 7,2%.

La EBA también ha alertado de que el porcentaje de créditos situados en la segunda etapa (‘stage 2’) del rango de rendimiento de préstamos se ha elevado en 1,1 puntos, hasta el 9,1%.

Entre octubre y diciembre, los préstamos elegibles para moratorias se redujeron a la mitad, desde los 590.000 millones de euros del tercer trimestre, hasta los 320.000 millones del cuarto. El porcentaje de préstamos bajo moratoria situados en la segunda etapa era del 26,4%, mientras que el porcentaje de préstamos con la moratoria expirada fue del 20,1%.

Además, la institución que preside José Manuel Campa ha explicado que la rentabilidad siguió descendiendo en el último trimestre del año. Entre octubre y diciembre, el retorno sobre capital (RoE, por sus siglas en inglés) fue del 2%, medio punto menos que un trimestre antes. Este descenso se debió a que el incremento en los ingresos de tasas y comisiones no fue suficiente para compensar el descenso de ingresos por intereses netos.

«El deterioro de la calidad de los activos y la incertidumbre sobre la recuperación puede que mantenga el coste de riesgo elevado, mientras que la sólida competencia sigue añadiendo presión a los márgenes de intereses netos y los ingresos de comisiones», ha afirmado la EBA.