La curva de tipos estadounidense ‘se olvida’ de los temores a una recesión

Billetes dolar
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Si en la primera mitad del año la curva de tipos estadounidense se invirtió, haciendo saltar las alarmas de una inminente recesión, 2019 parece que se despedirá finalmente con cierto optimismo: la curva de tipos se sitúa en su punto más amplio de todo el año ante las expectativas de que el acuerdo comercial entre China y EEUU propicie un mayor crecimiento económico.

La rentabilidad del bono del Tesoro estadounidense a diez años subía 2,2 puntos básicos hasta el 1,894%, mientras que el rendimiento del bono a dos años bajaba 1,6 enteros hasta el 1,571%, su nivel más bajo desde el 3 de diciembre.

La inversión de la curva de tipos: los analistas creen que no hay que alarmarse (por ahora)

Leer más

La diferencia entre ambas rentabilidades se situaba de este modo en 32 puntos, si bien a lo largo de la jornada de ayer llegó a situarse en 34, su nivel más amplio desde octubre de 2018. Una curva más pronunciada suele interpretarse como unas expectativas de mayor crecimiento económico y de presiones inflacionistas.

El movimiento de los valores de renta fija se vio impulsado por las referencias macroeconómicas conocidas ayer: el déficit comercial se redujo en noviembre a mínimos de 27 meses en 63.200 millones de dólares; el PMI de Chicago alcanzó una lectura de 48,9 en diciembre; y las viviendas pendientes de venta subieron un 1,2% en noviembre.

“Con los flujos de volumen ligeros, no se necesitó vender mucho para generar una inclinación bajista en las curvas globales de los gobiernos”, señala Jim Vogel, un estratega de tipos de interés de FHN Financial, en una nota recogida por MarketWatch.

También se pueden haber dejado notar las operaciones de la Reserva Federal en el mercado de repos, estimulando las compras de bonos a corto plazo y contribuyendo a una mayor inclinación de la curva.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA