La crisis entre Ayuso y Génova traspasa 2021 sin visos de resolución

Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el líder del PP, Pablo Casado

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

La dirección nacional del PP que encabeza Pablo Casado y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, se disponen a iniciar 2022 inmersos en un choque por el control de la formación en Madrid que ha marcado buena parte del curso político y que no tiene visos de resolución al cambiar de año.

En las filas de la formación no vislumbran el momento en el que se dé carpetazo a la disputa interna, que no creen que vaya a minorar en el arranque de 2022 y que inquieta cada vez más porque la continua polémica entre Ayuso y Génova supone “un tiro en el pie para todos” y “opacar» la labor de oposición en la que está trabajando Casado.

Fuentes de la dirección del PP consultadas por Servimedia asumen ya que en el entorno de Ayuso “no van a parar” y, por ende, que el conflicto que se inició ya hace meses todavía tiene recorrido a lo largo de este 2022. Para Génova, la presidenta madrileña buscó la polémica desde el mismo momento en el que filtró sus intenciones de hacerse con el liderazgo del PP de Madrid.

Desde Génova se remiten a la “directriz” de no hablar de todo lo relativo al Congreso del PP de Madrid alegando que ni siquiera ha sido convocado. Se remontan al 31 de agosto, cuando el entorno de Ayuso “se saltó” esta consigna que vale para todos al dar a conocer sus intenciones y luego al insistir una y otra vez pidiendo que los tiempos se aceleren.

Aquella confirmación al finalizar el periodo estival llegó después muchos meses de rumores y de especulaciones internas dentro del partido, tanto a nivel regional como a nivel nacional, dado que esa situación la auparía aún más en el liderazgo interno del PP tras su apabullante victoria en las elecciones del 4 de mayo.

Fuentes cercanas a Ayuso recalcan que ella actuó con lealtad porque comunicó a Casado sus intenciones de liderar el PP de Madrid tras los comicios en la región en los que saboreó el escenario “paradisíaco” de que “nadie” pudiera frenarla tras haber superado a las tres izquierdas y no tener que integrar a Vox en su Gobierno.

“ATAQUES”

En el PP nacional quieren hacer valer su alternativa al Gobierno de Pedro Sánchez y deploran que “el ruido” pueda alterar sus planes. Por ello, llaman a “no alimentarlo” como solución mientras esperan que cesen los “ataques” por la otra parte. “El problema es creerse el ombligo del mundo” y “nosotros tenemos que estar a lo importante y centrados en lo nuestro”, atajan fuentes populares consultadas por esta agencia.

En Génova estos meses han visto cómo se “tensiona” la situación interna a cuenta del liderazgo del PP de Madrid y se han disgustado por filtraciones sobre el bloqueo en WhatsApp de Ayuso al secretario general del PP, Teodoro García Egea, o sobre una posible acción judicial de afines a la presidenta contra la dirección nacional si no se convoca el Congreso Regional antes de marzo de 2022.

Desde la cúpula del PP aseguran que han trabajado por “destensar” la situación no entrando en los “ataques”, y esperan que a ello también contribuyan Ayuso y su equipo. Inciden en que hay que centrar el foco para que todo el PP reme en la misma dirección, esto es, en ayudar a Pablo Casado en su carrera hacia La Moncloa cuando las encuestas le sonríen.

Sin embargo, fuentes cercanas a Ayuso denuncian ante esta agencia la falta de apoyo de Génova a la presidenta a lo largo de todos estos meses cuando “es un ciclón” y “la gente la quiere a ella”, lo que le hace sentirse más que legitimada para buscar hacerse con el control del PP en Madrid y urgir a que se normalice la situación “lo antes posible”.

MOVER FICHA

Creen en el entorno de Ayuso que ahora corresponde a la dirección nacional mover ficha y tomar la iniciativa para zanjar esta situación, y lo suyo es que fuese “pronto” por el bien de todos. “La presidenta viene diciendo lo de siempre” y “bien que aplaudían algunos” cuando mostraba su opinión ante “los ataques de Sánchez”, deslizan los suyos.

Desde la Puerta del Sol defienden que la presidenta madrileña tiene pleno derecho a querer dotar ya de “normalidad” al PP de Madrid para empezar a trabajar, y estiman que una candidatura alternativa no sería tal, sino que sería “contra Ayuso”. En todo caso, aseguran que “acatará lo que diga la dirección nacional” sobre los tiempos.

De momento, solo Ayuso ha dejado claras sus intenciones, a pesar de que el nombre del alcalde de Madrid y portavoz nacional del PP, José Luis Martínez-Almeida, haya resonado con fuerza. Él cumple la “directriz” y no quiere hablar de este tema en público aunque sí ha defendido la denominada “tercera vía”.

Ayuso sí tiene decidido “llegar hasta el final” porque se ve fuerte y está viviendo “un momento muy especial” en el que se ve reconocida por los madrileños, lo que le hace pensar que arrasaría en apoyos de los afiliados llegado el caso. Sin embargo, sus múltiples llamadas a celebrar cuanto antes el Congreso del PP de Madrid solo han tenido como respuesta que se “cumplirá el calendario establecido” por la Junta Directiva Nacional, que lo ubica en la primavera de 2022.

POLÉMICA CENAS

Lejos de cesar la polémica por el momento en el que ha de celebrarse el Congreso del PP de Madrid y por el trasfondo de control de esta importante estructura, el choque entre Ayuso y Génova se intensificó tras la carta que remitió la Secretaría de Organización del PP a las estructuras territoriales el pasado 10 de diciembre recomendando suspender las tradicionales cenas de Navidad de la formación para mostrar “máxima prudencia y cautela” ante el incremento de casos de coronavirus.

En los días posteriores a la divulgación de dicha misiva, Ayuso opinó en públicos que no había motivos para cancelaciones en Navidad dadas las medidas de su comunidad, defendiendo así su gestión de la pandemia. En todo caso, confirmó que no se celebraría la cena del PP de la Asamblea en aquel momento por estar “prohibida” y al entender que “donde manda patrón, no manda marinero”.

Se avivó así de nuevo la polémica en el seno del PP y en las filas de la formación aumentaron los lamentos por la situación interna. En este contexto, cargos populares explican a esta agencia que están “en contra de la estrategia al estilo Rajoy de dejarlo todo pasar” y se muestran cada vez más conscientes de “la penalización” que esta crisis conlleva.

Así, diputados del PP consultados por Servimedia piden que se imponga “el sentido común” y se halle ya la forma de quitar del debate público una disputa entre Génova y uno de “sus principales activos electorales” porque “toda esta crisis es un tiro en el pie”. En este sentido, algunos piensan que Ayuso “tiene siempre las de ganar”, que “Génova debe asumirlo ya” y admitir que lo beneficioso sería “aprovecharse del tirón de Ayuso, que es un fenómeno de masas”.

En el partido también hay quien opina que “se ha ido demasiado lejos” por parte del entorno de Ayuso y de la propia presidenta con sus declaraciones polémicas y piden “sosiego”. En concreto, dirigentes populares apuntan directamente a Miguel Ángel Rodríguez, jefe de Gabinete de Ayuso, como foco del problema y como “vicepresidente” en la sombra con ambiciones desmedidas.

En esta línea, diversos cargos también aluden a la problemática de los entornos, mentando tanto a Miguel Ángel Rodríguez como a Teodoro García Egea, y hablan de la posibilidad de “dejar caer a alguien” como remedio a todo lo ocurrido entre Ayuso y Casado que, según recuerdan, siempre han mantenido una estrechísima relación que ahora se ha desgastado. En todo caso, piensan que esto no ocurrirá.

Pese a los deseos de que todos de que cese la polémica cuanto antes y los intentos que unos y otros dicen hacer por “destensar”, la sensación general de todos los dirigentes del PP consultados es que no hay perspectiva de que así sea al menos en el corto plazo y que 2022 empieza como acabó 2021, con la situación interna del PP en boca de todos.