La brecha de la vacunación entre países ricos y pobres «se vuelve más grotesca cada día», avisa la OMS

Vacuna

Vacuna

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha avisado de que la brecha de la vacunación contra el coronavirus entre países ricos y pobres «aumenta a diario» y «se vuelve más grotesca cada día».

«Tenemos los medios para evitar este fracaso, pero es sorprendente lo poco que se ha hecho para evitarlo», ha lamentado el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Tedros ha señalado que países con mayores ingresos «están vacunando a personas más jóvenes y sanas con bajo riesgo frente a la enfermedad y a costa de la vida de los trabajadores de la salud, las personas mayores y otros grupos de riesgo en otros países», para añadir que «los países más pobres del mundo se preguntan si los países ricos realmente hablan en serio cuando hablan de solidaridad».

Así, ha recordado que ya en enero había advertido de que el mundo estaba «al borde de un catastrófico fracaso moral a menos que se tomaran medidas urgentes para garantizar una distribución equitativa de las vacunas».

A parte del daño moral de la distribución desigual del inmunizador, también es contraproducente desde el punto de vista económico y epidemiológico.

«Esto puede comprar seguridad a corto plazo, pero es una falsa sensación de seguridad», ha indicado Tedros en este aspecto, para recordar que «cuanta más transmisión del virus se produzca, más variantes pueden aparecer. Y cuantas más variantes surjan, es más probable alguna de ellas eluda las vacunas».

Así las cosas, ha reclamado a los países trabajar juntos para «suprimir la transmisión en todas partes al mismo tiempo» y ha alertado de que si los países no comparten las vacunas por las razones correctas, «les pedimos que lo hagan por interés propio».

«He tenido conversaciones con líderes de países de altos ingresos que tienen muchas más dosis de las que necesitan, pidiéndoles que compartan dosis a través de COVAX», ha rememorado, al tiempo que también ha agradecido a aquellos países que han dado «un gran ejemplo», como Corea del Sur, que a pesar de que tiene altos ingresos y podría permitirse comprar vacunas ha esperado a su turno para recibirlas a través del mecanismo COVAX.

El director general de la OMS ha señalado a la vacuna de AstraZeneca como la única que se ha comprometido a no beneficiarse durante la pandemia ya que es el único inoculador que ha contribuido significativamente a la equidad del biológico, al otorgar licencias para su producción en otras compañías.

Sin embargo, Tedros ha recalcado que no es suficiente y se necesitan más productores de vacunas que sigan este ejemplo y otorguen licencias de su tecnología a otras empresas.