La batalla por el trono de Draghi entra en su fase decisiva

Consejo de Gobierno del BCE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Este viernes finaliza el plazo para que se presenten candidaturas a la presidencia del Mecanismo Único de Supervisión (MUS) en sustitución de la francesa Danièle Nouy. El nombramiento, como ya ocurrió con el desembarco de Guindos a la vicepresidencia del Banco Central Europeo (BCE), será un nuevo movimiento dentro del ajedrez político europeo para ver quién alcanza en 2019 el puesto más preciado: la presidencia de la institución que ocupa actualmente Mario Draghi.

El nombramiento del español Luis de Guindos para ocupar la vicepresidencia del BCE fue sólo un primer paso dentro de un carrusel de cambios que cambiará por completo la cara de la institución. El 1 de enero de 2019 Nouy cederá su cargo a un nuevo presidente del MUS. Cinco meses después, el 1 de junio, deberá haber un nuevo economista jefe del BCE, en sustitución de Peter Praet. El premio gordo será el 1 de noviembre, cuando Mario Draghi abandone la presidencia del responsable de la política monetaria de la eurozona. Para aquellos países que no hayan sido premiados aún quedará la pedrea de sustituir al miembro del comité ejecutivo del BCE Benoît Cœuré, que finaliza su mandato en enero de 2020.

En el caso del MUS, Sabine Lautenschlaeger, miembro del comité ejecutivo del BCE y exvicepresidenta del Bundesbank, ha sonado entre los favoritos para sustituir a Nouy. No obstante, su nacionalidad alemana restaría muchas opciones a Jens Weidmann, presidente del Bundesbank, que actualmente es el favorito número uno para alcanzar la presidencia del BCE tras Draghi.

Weidmann, que en 2011 se convirtió en el presidente más joven del Bundesbank tras la brusca dimisión de Axel Weber, es el gran favorito para suceder a Draghi. Weber dejó el cargo precisamente tras renunciar a presidir el BCE y la canciller Angela Merkel podría impulsar la candidatura del que fuera su asesor económico. A su favor, además, que Alemania es la mayor economía de la eurozona pero todavía no ha ocupado el cargo.

No obstante, ayer el diario Handelsblatt señalaba que Merkel podría estar dispuesta a abandonar la carrera por el BCE a cambio de una pieza más jugosa, la presidencia de la Comisión Europea. De caerse la candidatura de Weidmann, el gran favorito pasaría a ser el gobernador del Banco de Francia, Francois Villeroy. Otro francés, Cœuré, también ha sonado con cierta fuerza, aunque en su caso habría que hacer una triquiñuela legal, ya que actualmente es miembro del comité ejecutivo y los cargos de ocho años no son renovables.

La vicegobernadora del banco central irlandés, Sharon Donnery, también suele aparecer en la terna de candidatos, tanto para ocupar la presidencia del BCE como para alcanzar la del MUS. Su nombramiento para cualquiera de estos dos cargos también podría producir un movimiento de tierras, ya que su compatriota Philip Lane, que ya optó a la vicepresidencia del BCE, es el gran favorito para ser el nuevo economista jefe del BCE. Otros posibles candidatos para la presidencia del MUS son el finlandés Pentti Hakkarainen y los italianos Ignazio Angeloni y Andrea Enria.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA