Currently set to Index
Currently set to Follow

La banca cierra la puerta a las hipotecas de alto riesgo desde el inicio de la pandemia

Edificio de viviendas Inmobiliario vivienda casa hogar

Bloque de viviendas. Autor: Jaime Pozas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La llegada de la pandemia llevó a la banca española a elevar la prudencia para no cometer errores del pasado, y uno de los efectos colaterales ha sido el cierre del grifo casi completo en las hipotecas de alto riesgo. De acuerdo con los ‘Indicadores del Mercado de la Vivienda’ que publica el Banco de España, en apenas un 8,8% de las hipotecas concedidas en el segundo trimestre la entidad prestó más de un 80% del valor de tasación. Se trata de la segunda cifra más baja de la serie histórica, y ambas se han dado desde el estallido de la pandemia.

Los indicadores muestran que al cierre de junio los bancos concedían los nuevos préstamos hipotecarios por un 64,8% del valor de tasación, un porcentaje muy similar al registrado en marzo (64,7%) e incluso superior al que se daba en diciembre de 2019 (63%), justo antes del estallido de la pandemia. De hecho, es un porcentaje que puede considerarse elevado teniendo en cuenta que en 2007, justo antes de que estallase la burbuja inmobiliaria, el máximo que se llegó a alcanzar fue del 63,80% del valor de tasación.

Sin embargo, al mismo tiempo que los bancos han permitido cierta flexibilidad en esta partida, en las hipotecas más arriesgadas prácticamente han cerrado la mano. Así, el porcentaje de préstamos hipotecarios otorgados por un importe superior al 80% del valor de tasación se sitúa en apenas el 8,8%. Es la segunda cifra más baja de la historia, solo superada por el 8,3% de junio del año pasado, tras la primera ola de covid-19.

Los dos porcentajes más bajos de toda la serie histórica, que se remonta a 2004, se han dado de este de todo desde el estallido de la pandemia. Antes de 2019 nunca se había bajado del 10%. El máximo de la serie histórica se dio en junio de 2006, en pleno boom inmobiliario en España, cuando este tipo de préstamos representaba nada menos que un 18% de todo el crédito nuevo concedido.

Las hipotecas que conceden más de un 80% del valor de tasación están consideradas de alto riesgo –para la banca y para el hipotecado-, ya que a medida que se aproxima el importe del préstamo al 100%, más probable es que un descenso en el precio de la vivienda, como el que ocurrió cuando estalló la burbuja inmobiliaria, tenga consecuencias catastróficas.

Por otro lado, continúa el abaratamiento de las hipotecas en línea con las bajadas de los tipos de interés. El tipo de interés de los nuevos préstamos hipotecarios en el tercer trimestre del año se situó en el 1,6%.