La ‘alergia’ del PP y la derecha a las huelgas: estas han sido sus escusas

Huelga
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Partido Popular no apoya la huelga feminista convocada para el 8 de marzo porque la considera “elitista”, “insolidaria” y “apuesta por el enfrentamiento entre hombres y mujeres”. El propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró a la periodista Ana Rosa Quintana que “va a aportar mucho más a la causa trabajando que si está haciendo huelga”. Estas son las últimas ‘escusas’ dadas por el PP para no apoyar una huelga.

El Partido Popular no ha sentido jamás la necesidad de acudir a apoyar una huelga general o una movilización tan amplia como la del próximo 8 de marzo. No lo hizo con Felipe González, tampoco con José Luis Rodríguez Zapatero, no lo va a hacer ahora, considera.

Según el argumentario interno del PP, “sólo la alcanzaremos desde la unidad y la corresponsabilidad de mujeres y hombres.

Muchos/as consideran que estas no son más que escusas de los populares para no sumarse a una huelga en la que no creen. La realidad y la hemeroteca muestran que el PP siempre ha encontrado razones para no sumarse a las huelgas.

Por ejemplo, el 29 de septiembre de 2010, cuando José Luis Rodríguez Zapatero era presidente del Gobierno, los populares rechazaron sumarse a la huelga general porque no es buena” para la economía, aseguró en su momento María Dolores de Cospedal.

Ese mismo año se produjo la histórica huelga de controladores aéreos que el PP consideró “inoportuna y cruel, en palabras de Esteban González Pons.

Evidentemente, jamás han dado su visto bueno a las huelgas organizadas durante sus gobiernos. Ni la del 2002 con José María Aznar, ni las dos de 2012, ya con Mariano Rajoy. El 14 de noviembre de ese año se celebró una huelga general internacional en varios países europeos que los populares criticaron porque no ayuda en nada a España ni a su imagen”.

Ciudadanos, un historial similar

Ciudadanos tampoco ha apoyado las últimas huelgas convocadas en España. La de ahora porque, entre otras razones, “va contra el sistema capitalista”, aseguró Inés Arrimadas en una entrevista en La Sexta.

César Zafra, portavoz adjunto de Ciudadanos en el Parlamento madrileño, denuncia que “no apoyarán manifiestos comunistas y anticapitalistas”. A pesar de matizar que están a favor de luchar contra la brecha salarial, en la organización naranja apuntan que este tipo de “manifiestos comunistas y anticapitalistas poco ayudan a la situación que se vive en España” con este problema.

En 2010, en la primera huelga general convocada durante el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, Albert Rivera aseguró que esa huelga llegaba “tarde y mal”.

UPYD también mantuvo una posición similar durante las huelgas convocadas en 2012 porque “no ayuda a hacer frente a la gravísima situación económica de España”.