Johnson maniobra para evitar el veto de Bruselas a las exportaciones de vacunas

Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido

Boris Johnson. Autor: Andrew Parsons/No10 Downing Stre / DPA

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El primer ministro británico, Boris Johnson, busca apoyos entre los gobiernos europeos para evitar que Bruselas siga adelante con su intención de bloquear las exportaciones de la vacuna de AstraZeneca.

Los jefes de gobierno europeos se están preparando para decidir en una cumbre que comenzará el jueves si seguir adelante con la amenaza de detener las exportaciones de la vacuna de  AstraZeneca al Reino Unido desde Halix, en Países Bajos.

Funcionarios británicos consultados por Financial Times señalan que la intención de Johnson es llamar a sus homólogos de la UE antes de esta cumbre. En su agenda están sobre todo el presidente francés, Emmanuel Macron, el presidente de Francia, y la canciller alemana, Angela Merkel.

Un funcionario comunitario señala que el bloque está “al tanto de la campaña activa del gobierno del Reino Unido para presionar a ciertos estados miembros”, citando a Bélgica, Países Bajos, Francia y Alemania como ejemplos. Sin embargo, “como en el pasado, buscar la división entre los estados miembros no tendrá éxito”.

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, planteó la semana pasada la idea de controles más estrictos sobre las exportaciones de vacunas de la UE a los países productores, en una medida que se consideraba dirigida a Londres. “Tenemos la opción de prohibir una exportación planificada», dijo durante el fin de semana al grupo de medios Funke de Alemania. “Ese es el mensaje para AstraZeneca: primero debe cumplir con su contrato con Europa antes de comenzar a realizar envíos a otros países”.

Reino Unido celebró el domingo un récord de 844.285 dosis administradas en un solo día, ante las protestas de la UE, que acusa al país de acaparar los suministros.  Si bien el bloque europeo ha exportado más de 10 millones de dosis a las islas en los últimos dos meses, no ha recibido ninguna a cambio.

La frustración con Londres ha aumentado en las capitales europeas, ya que la campaña de inmunización de Reino Unido se ha beneficiado de los suministros de AstraZeneca, mientras que la compañía ha recortado los objetivos de suministro iniciales en su contrato con la UE por hasta 400 millones de dosis.

“Necesitamos tener el principio de reciprocidad entre países y la proporcionalidad adecuada”, señala Stella Kyriakides, comisaria de Salud de la UE, a Financial Times. “Esto es algo que se discutirá con los líderes en la cumbre… y es en ese nivel donde se tomarán las decisiones”.

La disputa por Halix

Un foco principal de la disputa UE-Reino Unido es una reserva de tamaño desconocido del ingrediente activo de la vacuna AstraZeneca producida en Países Bajos por Halix, un subcontratista, dicen funcionarios del Reino Unido y Europa.

La fábrica no cuenta con la aprobación regulatoria para abastecer a la UE, a pesar de que fue nombrada como una de las dos principales fuentes de producción del bloque en el contrato Comisión Europea-AstraZeneca hace más de seis meses.

Kyriakides asegura que la pelota estaba “firmemente en la cancha de AstraZeneca” para proporcionar los datos necesarios para la autorización de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA). A su juicio, si todo va bien, la planta podría comenzar a entregar a la UE antes de fin de mes.

AstraZeneca ha dicho anteriormente que esperaba obtener la aprobación regulatoria de la UE para la fábrica de Halix pronto, y agregó que el cronograma es “completamente como se esperaba”. No hizo comentarios sobre la reclamación del Reino Unido sobre el suministro de Halix.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish