Los bancos de EEUU, también con dificultades

Mucho se ha hablado en las últimas semanas de la banca europea y las complicaciones que afronta por culpa de la crisis que atraviesa la deuda soberana del Viejo Continente. Pero un estudio encargado por el Congreso de EEUU ha puesto alguna que otra sombra sobre los grupos financieros estadounidenses, que según este documento tienen 640.000 millones de dólares (468.800 millones de euros) de exposición a esta deuda. Además, un informe de Fitch Ratings publicado la semana pasada vaticina un panorama pesimista en el sector hipotecario de la primera potencia del mundo.

Esos 640.000 millones de dólares suponen casi el 5% del total de los activos bancarios de EEUU, según el análisis elaborado para el Congreso del país. Aunque el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, ha asegurado que la vulnerabilidad del sector bancario estadounidense a los problemas de la eurozona es muy limitada. La estimación del Congressional Research Service -los encargados de calcular estos datos- es una de las primeras proyecciones públicas otorgadas por el gobierno que cuantifica los posibles riesgos.

No obstante, según dos informes diferentes entregados el mes pasado a los legisladores federales, los problemas de la deuda de Grecia, Irlanda, Portugal, Italia y España constituyen un riesgo serio para el sistema bancario europeo, particularmente para los bancos alemanes, franceses y británicos, los cuales tienen estrechos lazos con bancos estadounidenses. Los mercados creen que existe una probabilidad muy alta de que Grecia se declare en suspensión de pagos durante las próximas semanas. Esto podría detonar una cascada de otras crisis a través de Europa.

«Dado que los bancos estadounidenses tienen una exposición por préstamos estimada a bancos alemanes y franceses en exceso de 1,2 billones de dólares y una exposición directa a los países periféricos valorada en US$640.000 millones, un desplome de un importante banco europeo podría producir problemas similares en instituciones estadounidenses», fue la advertencia que recibieron los legisladores.

Además de estas advertencias, la calificadora Fitch Ratings advierte de un aumento de la morosidad entre los ciudadanos de EEUU con hipotecas en teoría solventes. Según esta agencia de rating, un tercio de todos los hipotecados bajo unas condiciones normales (no subprime) se ven en dificultades para afrontar los pagos de las mismas. Además, los precios de las casas siguen cayendo.