España tiene comprometido el 126% de su PIB en pensiones, tres veces menos que el Reino Unido, Suecia o Dinamarca

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El ‘think tank’ francés EDHEC Risk-Institute ha advertido a los expertos que tengan en cuenta las obligaciones de pensión que arrastran los diferentes estados europeos a la hora de elaborar los análisis sobre su solvencia. Según las cifras aportadas por este instituto, si se añade dicho factor a la ecuación países como Suecia, Luxemburgo o Dinamarca no estarían tan bien posicionados; ni España, Italia o Portugal tan mal.

Aunque es un cálculo aproximado (las obligaciones de pensión varían constantemente y el papel pocas veces es matemáticamente idéntico a la práctica, por lo que las cifras reales suelen ser siempre algo menores), los analistas de EDHEC trazan un mapa según el cual habría que tener especial cuidado con Luxemburgo, cuyas obligaciones de pensión, según las cifras del 2010, son el equivalente a un 1.280% del PIB del país.

No se quedan atrás tampoco las obligaciones de pensión que tendrían que encarar Bélgica (795,3% del PIB), Reino Unido (461%), Suecia (450,8%) o Dinamarca (396,5%). «Los cálculos sobre las obligaciones de pensión que EDHEC ha elaborado pueden llevar a unos análisis sobre solvencia sustancialmente diferentes a los que normalmente se tienen en cuenta por las agencias de rating o los inversores”, explican desde este ‘think tank’, cuya sede principal se encuentra en Niza, aunque cuenta con oficinas en París, Londres, Nueva York y Singapur.

Y es que frente a los países arriba citados, otros, teóricamente mucho peor posicionados en las listas de solvencia manejadas por los mercados, muestran cifras bastante más fáciles de asumir: los pagos de España equivaldrían a un 126% del PIB, los de Italia a casi un 140% del PIB, los de Portugal a un 144,3% y los de Grecia a un 251,3%. Irlanda, sin embargo, tendría que afrontar unas obligaciones de pensión que supondrían el 670% del PIB.

Por la parte baja de la tabla destaca uno de los países triple A de la zona del euro: Finlandia, con unas obligaciones que responderían a tan sólo el 47% del PIB. Alemania (141,1%), Francia (178%) y Holanda (195%) se encontrarían en una situación relativamente bien posicionada, mientras que Austria (311,8%) se alejaría hacia cifras más difíciles de asumir.