La industria financiera ha recortado su presencia en Londres casi un 15%

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Confederación de Industria Británica (CBI, por sus siglas en inglés) considera que a fecha de marzo se habrán eliminado, en los últimos seis meses, alrededor de 43.000 puestos de trabajo en la City londinense. De cumplirse la previsión, la cifra total de despidos o abandonos vinculados al entramado financiero desde finales del 2008 se colocaría en los 132.000 personas. Es decir, en un 13,2% del millón ocupado antes de la quiebra de Lehman Brothers.

Londres, al ser una de las grandes plazas financieras del mundo, se ha visto severamente afectada por los recortes realizados en la banca, fondos de inversión, aseguradoras y demás entidades. Ello descontando que dos de los grandes bancos británicos -Royal Bank of Scotland y Lloyds- han tenido que requerir ayudas estatales y que otra gran entidad, Barclays, se ha visto salpicada por el escándalo sobre la manipulación del tipo de interés interbancario Líbor. Estas situaciones también han generado despidos y dimisiones en los bancos citados.

Según explica el analista Kevin Burrowes, de la consultora PwC, a la agencia Bloomberg, el sector bancaria ha perdido un enorme atractivo en los últimos años, fruto sobre todo de la crisis financiera. Ni los jóvenes se ven ya tan fascinados por este entorno ni los que han comenzado hace poco en él pretenden hacer carrera en el sitio. También se han acelerado las prejubilaciones.

La banca de inversión internacional se encuentra en plena batalla contra los reguladores por salvar su negocio más suculento: el de los productos derivados. Esta clase de operaciones se realizan normalmente en mercados no regulados, generando una gran especulación, y son los que reportan grandes beneficios o, por el contrario, unos agujeros insostenibles (porque ante la ausencia de autoridad, salen a la luz cuando por su dimensión ya son imposibles de camuflar) que terminan con rescates estatales mientras generan fuertes turbulencias en la economía.