Los bancos insolventes aseguran que Grecia no suspenderá pagos

En una entrevista a la cadena CNBC, un directivo del IIF (considerada la patronal bancaria mundial que representa a 420 entidades financieras y que además está presidida por Josef Ackermann, presidente de Deutsche Bank) ha respondido que «es muy improbable» que Grecia entre en suspensión de pagos. Ayer, la calificadora Fitch Ratings emitió un informe en el que decía que el país mediterráneo quebrará sí o sí.

Hung Tran, que es el responsable del departamento de mercados de capital y del que se centra en los mercados emergentes en el IIF, ha argumentado que si Grecia consigue que el FMI y Bruselas otorguen el segundo paquete de rescate, consigue que los tenedores privados de su deuda contribuyan a aliviar las tensiones (mediante una quita o una renovación de sus bonos) y logra implementar las reformas exigidas, no necesitará acudir a los mercados a por grandes cantidades de dinero durante los próximos nueve años.

Preguntado por el hecho de que, hasta el momento, sólo el 75% de los tenedores privados de bonos griegos se han posicionado a favor de colaborar en el rescate del país (Atenas exige una participación mínima del 90% para entrar en negociaciones), Tran ha contestado que desde el ejecutivo que lidera el socialista George Papandreou no han propuesto nada concreto. «No puede haber una gran aceptación ante algo que no se ha ofrecido formalmente», explicó el directivo, que sin embargo vaticinó una participación alta.

Deutsche Bank -entidad que preside Ackermann- es uno de los bancos más expuestos a la economía griega y uno de sus principales acreedores privados junto a otros grandes bancos germanos y franceses.