Peligro…

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los bancos griegos e irlandeses no parecen atisbar la luz al final del túnel en el que llevan metidos meses. Mañana salen a relucir las pruebas de solvencia realizadas a las entidades del Tigre Celta, y se espera que los resultados señalen un agujero financiero aún no cubierto. En Atenas, fuentes del Gobierno aseguran que el déficit público del país en 2010 será revisado al alza; hasta alcanzar un 10% del PIB.

Los resultados de los test de estrés a los que se ha sometido el sistema bancario irlandés por quinta vez en su historia podrían reflejar necesidades financieras de entre 23.000 y 35.000 millones de euros más, según las diferentes estimaciones. En cualquier caso, el ministro de Economía del país ha asegurado que esta vez no se va a publicar una versión optimista de la situación.

“Necesitamos un resultado honesto de una vez por todas, y que esté basado en el mejor y más elaborado análisis internacional”, dijo Richard Bruton, el titular de Economía irlandés. “No puede quedar ninguna sospecha tras presentar los exámenes de que se mira a nuestros bancos desde un cristal de color rosa”, comentó el político.

Estas declaraciones hacen alusión a las pruebas de solvencias realizadas a decenas de bancos de la zona del euro el pasado mes de julio. En ellas, todas las entidades irlandesas resultaron aprobadas. Cuatro meses después, en noviembre, Dublín tuvo que solicitar un rescate financiero a Bruselas y al FMI ante el estado de quiebra técnico del sector bancario celta.

En Atenas el pesimismo también es palpable. Desde el Gobierno se informó de que el 2010 había cerrado con un déficit público del 9,4% del PIB. Sin embargo, una fuente del Gobierno heleno citada por la agencia Dow Jones ha reconocido que esta cifra podría revisarse al alza y alcanzar un 10%. En 2011, el país quiere lograr un déficit del 7,4%.

Esto significa que el Ejecutivo heleno, si quiere mantener el rescate financiero que comenzó a recibir en mayo de 2010 y recuperar, además, la confianza de los mercados, deberá aprobar nuevas medidas de austeridad que afectarán, muy posiblemente, a los bancos del país.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA