Goldman Sachs se enfrenta a Wall Street en la IPO de General Motors

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La polémica entidad estadounidense Goldman Sachs ha vuelto a situarse en el ojo del huracán al rebajar los ingresos previstos por las entidades estadounidenses en la IPO que General Motors (GM) realizará antes de que termine el año.

Las grandes entidades de Wall Street, entre las que se encuentran Morgan Stanley, JP Morgan Chase, Citigroup y Bank of America, esperaban obtener entre un 2% y un 3% de lo que GM recaude con su salida a Bolsa, prevista para finales de 2010. Sin embargo, la oferta propuesta el pasado mes de mayo por el Tesoro de EEUU -el Gobierno es el mayor accionista de la automovilística a día de hoy, con un 61%- de obtener un beneficio del 0,75% de la operación fue recogida por Goldman Sachs, según ha revelado hoy la agencia Bloomberg citando a fuentes del sector.

Al parecer, la decisión de Goldman Sachs aportará a los bancos un beneficio combinado de 120 millones de dólares por la IPO de la automovilística, según las estimaciones realizadas por Bloomberg. Cuatro veces menos de lo previsto inicialmente, 480 millones de dólares.

El enfado en Wall Street es palpable, pero la decisión es, a su vez, irrevocable. Según fuentes del Tesoro y de GM, la opción de Goldman Sachs no se podía rechazar ante el riesgo de posicionar en contra a la opinión pública, que acusaría a la institución y a la compañía estatalizada de malgastar el dinero del contribuyente estadounidense para engordar las arcas de unas entidades que, a raíz de la crisis financiera, cuentan con un apoyo popular muy discreto.

Por su parte, los grandes banqueros han acusado a Goldman Sachs de actuar de este modo al no poder liderar la operación, un puesto que recaerá en JP Morgan Chase y Morgan Stanley. La entidad que preside Gary Cohn, la más rentable en toda la historia de Wall Street, no había contestado al cierre de esta edición las preguntas formuladas por EL BOLETÍN.

Los detalles de la IPO de la automovilística se conocerán el próximo viernes. De momento, se conoce que el Gobierno de EEUU quiere reducir su participación en GM del 61% actual -valorado en 50.000 millones de dólares- a menos del 50%.