Las cámaras que permiten operar con derivados cada vez se fían más del oro y menos de la deuda

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Hasta ahora las cámaras de compensación –como la británica LCH.Clearnet- que permitían operar con productos derivados exigían a sus clientes una garantía –un colateral- que normalmente se resumía en bonos soberanos. Sin embargo, la crisis de deuda ha golpeado de tal forma a las economías de algunos países europeos que ahora, estas mismas cámaras están pidiendo, si se puede, un colateral en oro. Por si acaso.

Puede sonar paradójico, pero hasta hace muy poco tiempo a estos puntos de encuentro de compradores y vendedores de productos derivados, entre los que destacan los famosos CDS (es decir, los seguros contra el impago de una deuda), uno acudía avalado por una cartera de bonos soberanos. Es decir, que en algunos casos avalabas tus operaciones sobre seguros contra el impago de una deuda con esa misma deuda. Estas cosas que a veces suceden en los mercados financieros.

Sin embargo, ahora que Grecia va camino de una segunda condonación de sus bonos, y ante los temores de que ni Irlanda, ni Portugal, ni España ni, en última instancia, Italia puedan llegar a tener que recurrir a un proceso similar, las cámaras de compensación consideran que muchos bonos soberanos europeos podrían valer, en muy poco tiempo, menos de lo que dicen que valen. Eso siempre y cuando no valgan directamente nada.

Los analistas cada vez son más optimistas en relación al oro. Con Europa entrando a marcha forzada en su segunda recesión desde que comenzó la crisis de deuda y con el futuro del euro en una bandeja repleta de incertidumbre, muchos inversores han regreso al metal precioso con la intención de encontrar en este mercado un refugio ante las turbulencias del mercado y, casi con total seguridad, unos buenos beneficios ante la creciente demanda que experimenta esta materia prima, y que actualmente cotiza a 1.731 dólares por onza.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA