Alemania será la locomotora de Europa en energía eólica la próxima década

Molinos de viento
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Turquía batió el año pasado sus récords históricos de instalación de energía eólica y durante la próxima década será el segundo país más activo de Europa. Alemania liderará la expansión de la energía eólica en Europa a la largo de la próxima década. De los 140 gigavatios de nueva potencia que la consultora especializada Make espera que se pongan en marcha en el Viejo Continente, más de un cuarto del total se implantará en suelo germano, según las previsiones de esta organización.
 
Las estimaciones para la instalación de nuevos aerogeneradores pasan por nuevas plantas de producción por hasta 36 gigavatios en Alemania, un país que ya a cierre del ejercicio 2015 batió records de potencia instalada en su territorio. Los países del Norte de Europa serán los más activos de la región en la próxima década, de acuerdo con Make, mientras que los países del Sur en su conjunto tan solo aglutinarán un 28% de la nueva capacidad instalada en este periodo.
 
Para la consultora especializada en energías renovables, esta industria se enfrenta en el próximo decenio a una incertidumbre regulatoria desconocida hasta la fecha en Europa. Varios países clave en el desarrollo de las energías limpias están reformulando sus normas sectoriales y, en muchos casos, revisando sus criterios de retribución y tributación, lo que impide que los proyectos en desarrollo puedan planificarse convenientemente y que incluso algunos se estén posponiendo.
 
Mientras que el Norte de Europa concentrará un 60% de la nueva capacidad instalada en los próximos 10 años, Europa del Este será el destino de solo un 12% de las turbinas. En Reino Unido, donde se han abierto periodos de gracia para acogerse al régimen fiscal hasta ahora vigente para la eólica, la nueva potencia sumará 15,7 gigavatios, lo que la sitúa en segunda posición del ranking continental, solo por detrás de Alemania y por delante de Turquía, donde Make prevé la instalación de otros 13,5 gigavatios más.
 
Los grandes obstáculos a más corto plazo son el recorte a la remuneración a productores de eólica en Dinamarca, mientras que Austria ha rebajado directamente el volumen de fondos disponibles para el desarrollo de este segmento. Dos factores que, según la consultora especializada, llevará a Europa a un nuevo normal con horizonte en el ejercicio 2025 después de que Polonia, Finlandia, Holanda y también Alemania y Turquía hayan alcanzado récords históricos de crecimiento en instalación de nueva potencia.