Los políticos alemanes empiezan a ponerse nerviosos por la multa a Deutsche Bank

Deutsche Bank
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El banco alemán estuvo entre los asuntos tratados durante una reunión de los responsables de finanzas del partido socialdemócrata. La amenaza de una multa millonaria del Departamento de Justicia estadounidense a Deutsche Bank empieza a inquietar en algunos sectores políticos alemanes, según publica Bloomberg, que añade que los responsables de finanzas de los socialdemócratas del SPD celebraron una reunión a puerta cerrada esta semana en la que estuvieron sobre la mesa las nuevas normas de Basilea y también la posible sanción al gigante bancario europeo.
 
La agencia estadounidense señala que aunque los participantes en este encuentro, miembros del partido socio de Gobierno de Angela Merkel, no alcanzaron ninguna conclusión al respecto, la discusión muestra que la clase política germana tiene muy en cuenta el riesgo.
 
La semana pasada el Ministerio de Finanzas alemán hizo un llamamiento a EEUU para pedir una “solución justa” para Deutsche Bank, recordando que en casos con otras entidades se conformó con multas mucho más reducidas que los 14.000 millones de dólares con los que se ha especulado. El propio banco confía en que la sanción final sea sensiblemente más baja.
 
En ese sentido, Bloomberg destaca que los legisladores socialdemócratas también habrían expresado durante su encuentro su malestar por el anuncio de EEUU, que consideran que ha sido prematuro teniendo en cuenta que ahora se abrirá la negociación entre las dos partes para acordar la multa.
 
El Comité de Estabilidad Financiera, un grupo formado entre funcionarios alemanes de Finanzas y de los reguladores, discutió brevemente sobre Deutsche Bank en una reunión regular el pasado 16 de septiembre, llegando a la conclusión de que la multa exigida por el Gobierno estadounidense probablemente acabará reduciéndose, publicó el diario germano Handelsblatt.
 
Quien por el momento mantiene el silencio es el Gobierno de Angela Merkel. De hecho, según señala Bloomberg, pese a todos los rumores y confusión que rodean Deutsche Bank, el banco alemán no surgió entre los temas de la sesión a puerta cerrada de unos 90 minutos que mantuvo el Comité de Finanzas del Parlamento alemán con el ministro Wolfgang Schäuble.