Informe Chilcot

Federico Trillo: “España no estuvo en la guerra de Irak”

Federico Trillo, embajador de España en Londres

El que fuera ministro de Defensa de Aznar señala, tras el demoledor informe sobre la participación de Reino Unido en la invasión, que el gobierno se limitó a dar “apoyo político”. El embajador de España en Londres, Federico Trillo, se ha pronunciado hoy sobre las implicaciones para España del demoledor informe sobre la participación de Reino Unido en la guerra de Irak, elaborado por John Chilcot. El que fuera ministro de Defensa de José María Aznar ha puntualizado en una entrevista a Carlos Alsina en Onda Cero que “España no estuvo en guerra, no envió combatientes a Irak”.

En este sentido, ha querido remarcar que el informe se refiere a la decisión del Gobierno de Tony Blair de enviar tropas, junto a EEUU, para derrocar a Sadam Hussein. “España en su contribución no estuvo de combatiente, no estuvo en la guerra, es verdad que se produjo el apoyo político en el día final en Las Azores”, insistió. Y recordó que no se hizo “nada de espaldas al Parlamento”.

Preguntado por la posibilidad de que Aznar haga autocrítica por haber ofrecido ese apoyo político al conflicto, Trillo se limitó a señalar que no solo lo dio España, también «40 países más”. Asimismo, insistió en que hubo 17 resoluciones sobre la existencia de armas destrucción masiva y que algunos países consideraron que era suficiente para dar ese apoyo. “No se disparó un tiro en contra de nadie”, agregó al tiempo que indicó que “enviamos un paquete de ayuda humanitaria” aprobado en el Congreso de los Diputados.

También hizo notar que el Gobierno de Aznar “y su partido tuvieron las consecuencias políticas (…) más tremendas que se han tenido en ningún otro país, cuando nuestra implicación no era precisamente la mayor”.

Respecto a los informes que daban por cierta la existencia de armas de destrucción masiva que luego se demostraron erróneos, Trillo reconoció que la información “ni era completa ni era verdadera” y la consecuencia es que “se produjeron daños directos muy graves”.

Eso sí, quiso aclarar que “no mentimos ni manipulamos ninguna información” respecto a la existencia de dichas armas y que Aznar sí ha admitido “que con las armas se nos indujo a error”.

Más información