Los griegos sacaron del banco 10.000 millones de euros en la semana electoral

Billetes de euro
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los analistas del mercado consideran que la fuga de depósitos continuará por lo menos hasta que Alexis Tsipras encamine las negociaciones con la Troika. Esta vez la periferia europea apenas ha notado las tensiones que, por enésima vez en esta crisis, han sacudido Grecia. Sin embargo, dentro del territorio heleno los nervios se han hecho notar una vez más y en los días previos a la celebración de los comicios de este domingo las entidades financieras locales lamentaron una fuga de depósitos de cierto calibre.

En total, y según las informaciones recogidas por varios bancos de inversión anglosajones, los griegos habrían retirado de sus entidades unos 10.000 millones de euros a lo largo de la última semana, sumando así la mitad del total retirado en lo que va de año. Los análisis de la industria financiera a los que ha tenido acceso este medio aseguran que “esa fuga de depósitos se va a mantener hasta que tomen forma las negociaciones entre el nuevo gobierno y la Troika”.

Unas negociaciones que prometen ser difíciles después de que la ciudadanía griega haya decidido sacar del poder a la coalición formada por Nueva Democracia y el PASOK para poner, en su lugar, a Syriza. La formación liderada por el joven Alexis Tsipras es contraria a las medidas de austeridad. Tal es su animadversión que al no haber conseguido la mayoría absoluta ha decidido aliarse con un pequeño partido de la derecha tradicional helena –Griegos Independientes– con quien tiene en común su postura desafiante ante Bruselas y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El mercado, consciente de la situación, se mantiene alerta. Por el momento, lo que señalan los analistas es que los vencimientos que deberá afrontar Grecia en los próximos meses son manejables. Sin embargo, afirman que a partir del tercer trimestre el importe a devolver será imposible de asumir para el Tesoro heleno, lo que obligará a que para entonces haya un acuerdo.

El actual programa de asistencia vence el 28 de febrero, de manera que el nuevo Gobierno de Tsipras debería tener cerrado una renovación del acuerdo para esa fecha, algo que parece altamente improbable, según consideran los expertos, que no obstante dan por hecho que el plazo se prorrogará (algo que ya se ha hecho en dos ocasiones) para dar tiempo al líder de Syriza a que se asiente en el poder.

De modo que si se hace caso a los analistas del mercado, y pese a los esfuerzos que ha realizado el nuevo primer ministro para asegurar que garantizará los depósitos bancarios, la fuga de depósitos puede continuar durante los próximos dos meses como mínimo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA