Sarkozy recluta a sus amigos millonarios para la batalla electoral

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha comenzado a reclutar a sus amigos millonarios para la batalla electoral que arrancará en poco más de tres meses. Uno de los que ya le han echado una mano ha sido Marc Ladreit de Lacharrière, magnate que controla Fimalac, principal accionista de Fitch, con un 60% del capital.

La economía está estancada y a punto de entrar en recesión; el paro, histórico, afecta a 2,8 millones de personas, y la triple A que protege su deuda de 1,7 billones de euros sigue amenazada por las agencias de calificación. Hasta ayer, cuando al menos Fitch aseguró que no contempla arrebatar la nota ‘AAA’ a Francia.

«En base a algunas tendencias actuales económicas y fiscales en Francia… no prevemos una rebaja este año», expresó el jefe de ratings de la región de Europa y Oriente Próximo, Ed Parker, a Reuters en los pasillos de un seminario de Fitch en Londres.

La agencia había bajado el 16 de diciembre a «negativa» desde «estable» la perspectiva de la nota de la deuda a largo plazo de Francia. «Esta perspectiva negativa quiere decir que hay un poco más de 50% de probabilidades de que se baje la calificación en un plazo de dos años», había indicado entonces la agencia en un comunicado.

El 22 de abril será la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas, y el 6 de mayo, la segunda. En julio se celebrarán las legislativas que determinarán si se produce un vuelco a la izquierda tal y como predicen muchas de las encuestas.