Ucrania monta su propia Troika: ficha a tecnócratas extranjeros para su Gobierno

Petro Poroshenko, presidente de Ucrania
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Un lituano, una estadounidense y un georgiano son candidatos a ocupar tres ministerios. Por ello han recibido la nacionalización ucraniana. El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, ha concedido este martes la nacionalidad ucraniana a tres extranjeros cuyos nombres figuran en todas las quinielas para formar parte del Gobierno del primer ministro Arseni Yatseniuk.

La firma del correspondiente decreto fue anunciada por el propio líder ucraniano en su Twitter cuando la Rada Suprema (Parlamento) debate la composición del nuevo ejecutivo, según recoge la agencia Efe.

El lituano Aivaras Abromavicius, propuesto por el Bloque Petró Poroshenko del presidente para el cargo de ministro de Economía; la estadounidense de origen ucraniano Natalia Yaresko, candidata a la cartera de Finanzas, y el georgiano Alexandr Kvitashvili, favorito para Sanidad, son ya ciudadanos de Ucrania.

La incorporación de ciudadanos de otros países a los más altos cargos ejecutivos del país fue propuesta hace una semana por el presidente ucraniano, una medida ya criticada por algunos diputados de la nueva mayoría parlamentaria conformada por cinco partidos hace una semana en la Rada.

Los nombres de los ministros no se conocerán oficialmente hasta poco antes de la votación, ya que continúan la negociaciones entre los cinco partidos vencedores de las pasadas elecciones legislativas.

Abromavicius, residente en Kiev y casado con una ucraniana, es socio capitalista en el fondo de inversiones sueco East Capital. Licenciado por la Universidad Internacional Concordia de Tallin, empezó su carrera profesional en la filial estonia de Hansabank y en el también estonio fondo de inversiones Brunswick Emerging Markets.

Mientras, Yaresko creció en Chicago, en el seno de una familia de ucranianos que emigró a EEUU después de la Segunda Guerra Mundial. Tras obtener un posgrado en la prestigiosa Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard, pasó a trabajar para el Departamento de Estado norteamericano, donde se especializó durante varios en años en la Unión Soviética. Con la desintegración de la URSS en 1991, la más que probable ministra de Finanzas se puso al frente del departamento económico de la embajada de EEUU en Kiev, donde trabajó durante tres años. Al concluir esa etapa y sin abandonar Ucrania, en 1995 entró en un fondo de inversiones estadounidense subvencionado por Washington, que pasó a dirigir en 2001.

Por su parte el georgiano Kvitashvili fue ministro de Sanidad y Asuntos Sociales en su país natal, en el Gobierno de Mijaíl Saakashvili, por lo que ya acumula experiencia en el cargo que podría ocupar en Ucrania. Es uno de los doce expertos seleccionados por el ministerio de Sanidad ucraniano para elaborar un programa en el marco de la reforma sanitaria planteada por Kiev para la década 2015-25.