El portavoz parlamentario de Nueva Democracia cree que gana poco dinero

Antonis Samaras, primer ministro de Grecia
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Adonis Georgiades enunció su queja durante una sesión parlamentaria celebrada esta semana. Es lo que le faltaba al primer ministro griego, Antonis Samarás. Que el portavoz parlamentario de su partido –Nueva Democracia- y ex ministro de Sanidad, Adonis Georgiades, se haya quejado públicamente del salario que perciben los diputados: unos 6.300 euros después de impuestos.

Este político enunció su queja durante una sesión parlamentaria celebrada esta semana, explicando que con la economía del país remontando no veía sentido a mantener el recorte superior al 50% que sufrió el salario de los diputados, que antes cobraban alrededor de 10.000 euros mensuales. El salario medio en el sector privado griego queda por debajo de los 1.000 euros mensuales.

Además, Georgiades también aprovechó su turno de palabra para quejarse de la reducción del 70% sufrida por las pensiones de los parlamentarios. Pensión que los diputados reciben tras completar dos legislaturas en el Parlamento (esto es, ocho años).

El argumento del portavoz conservador, y siempre según las crónicas de medios locales como la que reproduce el portal TheToc.gr, es el siguiente: durante los momentos más duros de la crisis fue necesario un recorte, pero al estar la crisis remitiendo habría que considerar moderar ese recorte que, además, fue en proporción mucho más agresivo que el que afectó al resto de funcionarios públicos.

Las declaraciones de Georgiades llegan en un momento de gran tensión política. Porque las últimas encuestas sitúan al principal partido de la oposición, Syriza, como el más popular del país. Y aunque las elecciones generales están planeadas para el 2016, el presidente del país debe ser elegido el próximo mes de marzo por el Parlamento heleno. Actualmente los escaños que controlan los dos partidos de la coalición gobernante –Nueva Democracia y PASOK- ascienden a 155 (de un total de 300), pero se requieren 180 votos para que la elección sea válida. Si no consiguen los apoyos que necesita, Samarás se verá obligado a convocar elecciones anticipadas.