El incumplimiento del déficit tensa las relaciones entre Francia y la Comisión Europea

Agencia de calificación Fitch Ratings
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La agencia de calificación Fitch decide poner “bajo vigilancia” el rating de Francia por la pérdida de su “credibilidad fiscal”. Fitch ha decidido poner en “vigilancia negativa” el rating a largo plazo de Francia (‘AA+’) debido al deterioro de la economía francesa que adelanta un incumplimiento de los objetivos de déficit público. La agencia de calificación podría rebajar en un escalón la nota del país el próximo mes de noviembre al tiempo que los expertos advierten de un empeoramiento en las relaciones entre París y la Comisión Europea.

En un comunicado, Fitch destaca que el propio Gobierno francés ha revisado “materialmente” al alza sus previsiones de déficit, que no cumplirá con el Pacto de Estabilidad hasta 2017. En ese plazo, el desequilibrio negativo debería ser del 2,8% del PIB, pero la calificadora considera que se situará en el 3,3%.

“Las perspectivas para la economía francesa se han deteriorado, perjudicando las proyecciones de consolidación fiscal y estabilización de la deuda”, apunta Fitch, que ha revisado a la baja sus pronósticos de crecimiento para Francia al 0,4% este año y el 0,8% en 2015, frente al 0,7% y el 1,2% respectivamente que esperaba anteriormente.

La agencia prevé asimismo que la ratio de deuda pública de Francia siga al alza y alcance su máximo dos años más tarde de lo previsto. Según sus estimaciones, llegará en 2017 al 99,7%, para bajar muy ligeramente hasta el 94,9% a finales de la presente década.

“Las últimas desviaciones de los objetivos presupuestarios y de los compromisos del procedimiento de déficit excesivo debilitan la credibilidad fiscal”, advierte la agencia, que concluye que “la ausencia de mejoras materiales en las dinámicas proyectadas de deuda pública tras la publicación de la opinión de la Comisión sobre el presupuesto galo para 2015, que se conocerá en noviembre, probablemente nos llevaría a rebajar un escalón el rating”.

En la misma línea con la preocupación sobre la economía francesa se expresan los analistas de un gran banco estadounidense en un informe enviado a sus clientes. Estos expertos recuerdan que el déficit en Francia alcanzaba un 7,5% del PIB en el 2009, y se ha ido reduciendo hasta un 4,1% previsto para el 2014 (con una mejora este año del 0,3%). Sin embargo, los presupuestos del 2015 contemplan que se vuelva a aumentar hasta el 4,4%, al mismo tiempo que el Gobierno espera un crecimiento para este año de un 0,4%, frente al 1% que auguraba hace un año.

Francia tiene el problema de un “gobierno flojo, que parece perder muchos apoyos, y al mismo tiempo tener un crecimiento muy pobre”, señalan los analistas. El Ejecutivo ahora publica un plan que no alcanzaría el nivel de déficit/PIB del 3% hasta el 2017 (en vez de en el 2015), y además con un endurecimiento fiscal estructural de sólo el 1% entre los años 2015-17 (desde un 1,8% antes).

Todo esto ha hecho que se haya elevado el nivel de tensión en la zona, destacan los analistas, que recuerdan que los presupuestos de cada país para el 2015 deben ser presentados ante la Comisión Europea (hoy es el último día), y Bruselas debe examinarlos y dar una opinión antes de fin de mes. Se supone que si la Comisión detecta que alguno de los presupuestos no cumple el SGP (pacto de estabilidad y crecimiento), puede pedir al país concreto que revise los presupuestos. Y con los números que ha presentado, “parece que va a ser el caso de Francia, y quizá también de Italia”, según los expertos. “Llegar al punto de la ‘multa’ no va a ocurrir”, aclaran, “pero la tensión entre Francia y la Comisión va a ser fuerte en los próximas semanas”.