Indra y Telefónica han facturado ya a Madrid 11 millones por el rastreo y las llamadas para vacunar

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (Foto: Comunidad de Madrid)

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La alianza entre Indra y Telefónica lleva un año ocupándose del seguimiento de contactos Covid-19 en la Comunidad de Madrid. A lo largo de todos estos meses se han sucedido las adjudicaciones sin publicidad a la UTE formada por ambas compañías por parte del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso para lo que comúnmente se llama rastreo. Una tarea a la que se han sumado últimamente labores telefónicas en la campaña de vacunación. Por todo esto ya han facturado al Ejecutivo regional más de 11,8 millones de euros.

La última de estas adjudicaciones ‘a dedo’ la publica este mismo viernes el Portal de la Contratación Pública de la Comunidad. Con fecha de 2 de julio da cuenta de la ampliación en la “atención telefónica a usuarios de la campaña de vacunación y seguimiento de contactos”. La mencionada UTE percibirá por esta tarea algo más de 2,7 millones. En concreto, 2.737.020 euros. Tal y como recoge el portal, el “importe económico estimado” se hace en base a la estimación de 13.000 llamadas al día por un coste de 2,90 euros y durante 60 días, desde el 19 de mayo al 17 de julio.

Se trata de la segunda vez que se ocupa de este contrato. Ya se hizo con él por primera vez el 13 de mayo, según la información publicada por la Comunidad de Madrid. En esa ocasión el coste fue de 2.526.480 euros y el plazo de ejecución también de dos meses (del 12 abril al 10 de junio).

A estas adjudicaciones por parte del Gobierno de Ayuso hay que sumar otra media docena relativa únicamente al rastreo del coronavirus. Hasta cinco ampliaciones se han producido en los últimos meses del contrato a la alianza de Indra y Telefónica para el seguimiento de contactos Covid.

El primero de estos contratos lo publicó el portal autonómico el 17 de julio de 2020 y ascendía a 421.080 euros. Además del rastreo incluía un estudio de seroprevalencia durante un mes. El motivo alegado es que Indra y Telefónica “disponen de la infraestructura necesaria” para ello, ya que, se recuerda, “son los adjudicatarios del actual servicio de mantenimiento y gestión integral del Centro de Atención Personalizada”.

El último, del pasado 5 de abril, era la quinta ampliación, que se dio por 1.421.145 euros. Entre medias varias ampliaciones, así como una adjudicación por más de 1,1 millones para la “citación masiva” para vacunarse a través de SMS (2.500.000) y llamadas (900.000).

Esta estrategia por parte del Gobierno popular se suma al acuerdo conocido esta misma semana con la Fundación CEOE y CEIM para que se empiece a vacunar también en las instalaciones de varias empresas. Entre ellas, del Santander. Lejos de dedicar más personal y recursos económicos a los centros de salud, Ayuso ha anunciado que varias multinacionales comenzarán a administrar dosis a las personas que estén en la franja de edad incluidas en la estrategia de vacunación. Y no únicamente a sus trabajadores, sino también a toda aquella persona que quiera.

Ayuso recurre de nuevo a Cruz Roja

Asimismo, la Comunidad ha recurrido de nuevo a Cruz Roja para vacunar contra el coronavirus. Madrid ya se convirtió el pasado enero en la primera autonomía en externalizar parte de este proceso con un contrato a esta organización. Ahora repite y ha adjudicado ‘a dedo’ un nuevo contrato de “apoyo a la vacunación” durante los próximos seis meses. Por este servicio pagará más de un millón de euros.

Madrid es la comunidad más retrasada en este proceso con un millón de dosis sin poner. Según el informe del viernes del Ministerio de Sanidad, es la única que ha administrado menos del 85% (el 84,2%) de las entregadas por el Gobierno. Muy por debajo de Andalucía, que ha inoculado el 95,7%, o de Cataluña, con el 90,1%, por ejemplo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA