Ignacio Galán insta al abandono gradual del carbón y la aceleración de la transición energética

Ignacio Galan

El presidente de Iberdrola, Ignacio S. Galán, ha vuelto a defender la necesidad de sustituir la producción energética con fuentes contaminantes por tecnologías limpias para combatir el cambio climático. En una tribuna publicada este viernes en el diario El País, aboga por la aceleración de la transición energética, estableciendo una planificación adecuada “para impulsar definitivamente la descarbonización de la economía”.

“La transición energética hacia un modelo sostenible, seguro y competitivo que sustituya la producción con fuentes contaminantes por energías limpias e intensifique la electrificación de la economía mundial es la única solución capaz de conciliar la satisfacción del fuerte crecimiento de la demanda energética con el cumplimiento de los objetivos climáticos globales”, apunta Galán, que señala que en este camino hacia la sostenibilidad energética, debe procurarse “un reparto justo de los costes de acción por el clima”, siguiendo el principio “quien contamina, paga”.

Recuerda el compromiso suscrito por una veintena de países, y al que se ha unido Iberdrola junto a otras grandes empresas, “para acelerar el crecimiento limpio y lograr la eliminación rápida y gradual del uso energético del carbón”. Según las estimaciones del Carbon Disclosure Project, una organización sin fines de lucro que divulga información para orientar a los inversores sobre los impactos de sus inversiones en el medio ambiente, las emisiones mundiales de CO2 volverán a crecer en 2017 hasta igualar máximos históricos como consecuencia, principalmente, del uso del carbón.

El presidente de Iberdrola subraya como ejemplo Reino Unido, un de los firmantes del acuerdo, que ha reducido el peso de las térmicas de carbón en la producción eléctrica del 40% en 2012 al 2% el pasado mes de julio.

Galán sostiene en el texto que la UE “avanza en la dirección correcta” en la transición hacia un modelo energético sostenible, con iniciativas como el paquete ‘Energía limpia para todos los europeos’ y la ‘Plataforma de las regiones mineras en transición’, “a la que se han sumado nuestras comunidades de Castilla y León y de Asturias. “Esta iniciativa va a ayudar a las comarcas mineras a realizar una transformación hacia una economía moderna, sostenible y sólida colaborando en la creación de nuevos empleos, evitando el ‘éxodo’ de nuevas generaciones y promoviendo las inversiones en nuevas tecnologías”. Iberdrola anunció el pasado mes de noviembre su decisión de culminar el cierre de todas las centrales de carbón que opera en el mundo y ya había solicitado la autorización de cierre de las plantas térmicas de Lada (Asturias) y Velilla (Palencia).

Por otro lado, el primer ejecutivo de Iberdrola pide “una regulación estable y predecible, capaz de atraer los capitales necesarios para acometer fuertes inversiones que se requieren en energías renovables y redes”, así como la eliminación de “las actuales cargas no relacionadas con el servicio” de la producción y distribución eléctrica de los sistemas tarifarios. Subraya que la compañía eléctrica española va a “destinar 25.000 millones de euros hasta 2020” al desarrollo de renovables, las redes necesarias para su integración y grandes sistemas de almacenamiento.