Iglesias cree que la salida del país de Juan Carlos I es más reprobable moralmente que la de Puigdemont

Pablo Iglesias
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha asegurado que no tiene la misma consideración moral la salida del país del expresidente de Cataluña Carles Puigdemont, que se ha «jodido la vida» por unas ideas políticas que no comparte, que el caso del rey emérito Juan Carlos I, quien presuntamente ha cometido presuntas ilegalidades para enriquecerse.

También es partidario de que los líderes políticos condenados por el ‘procés’ no solo reciban la libertad sino que no se les inhabilite, para que así puedan volver a la política y ser elegidos como representantes de la ciudadanía.

«Si está en Bruselas (en referencia a Puigdemont) no es por haber robado dinero a nadie, por haber intentado enriquecerse ni por haber metido la mano en el bolsillo de nadie, sino por llevar sus ideas políticas hasta un extremo que, para mí, es erróneo y no es indiferente al derecho (…) Se ha jodido la vida para siempre por unas ideas políticas que yo no comparto», ha destacado Iglesias durante una entrevista en el programa ‘Salvados’ de La Sexta, recogida por Europa Press.

De hecho, Iglesias ha ahondado a continuación que si es verdad que Juan Carlos I, presuntamente, ha «robado dinero» o utilizado tarjetas opacas en su beneficio, la «consideración moral» es «completamente diferente» al caso de Puigdemont. «Lo siento en el alma si esto molesta a alguien», ha apostillado.

Sin embargo, el vicepresidente segundo ha querido dejar claro que ni defiende ni justifica la actuación del expresidente de la Generalitat catalana y que no haya hechos cosas que no son legales, al reiterar que no cree que su actuación política, en referencia a la declaración de independencia del Parlament de 2017, sea «indiferente al derecho».

Preguntado sobre si se puede definir a Puigdemont como un ‘exiliado’, Iglesias ha opinado que sí, dado que su actuación estuvo motivada por sus convicciones, pese a que él no quiere que Cataluña se independice de España y piensa que el Govern del entonces, aunque tuviera mayoría absoluta, no disponía de legitimidad para decidir unilateralmente sobre la independencia.

«Pero si se me dicen que lo que hizo Puigdemont es igual que reprobable moralmente que Juan Carlos I, no estoy de acuerdo», ha enfatizado el líder de Podemos.

CAMBIO DE ACTITUD CON CATALUÑA

En cuanto a las palabras del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cuando se comprometió a traer al expresidente de la Generalitat a España y si ha tenido algo que ver en el cambio de criterio sobre los indultos, Iglesias ha manifestado que «todo viene determinado» por la correlación de fuerzas y que eso es una «lección política» que «todo el mundo debe entender».

De hecho, ha opinado que esa frase, aunque suene «viril», es una «chorrada que se dice en campaña» puesto que no es el presidente sino la Justicia la autoridad encargada de reclamar el regreso de Puigdemont.

Preguntado sobre si la salida del rey emérito fue una imposición del Ejecutivo, Iglesias ha respondido que si fue así «fue una parte del Gobierno». «A mí no me consta que hubiera decisión en ese sentido», ha añadido para agregar que no puede explicar nada al respecto porque lo desconoce. Además, ha reiterado que la marcha de Juan Carlos I generó palabras «más alta que otras» con Sánchez al respecto.

PARTIDARIO DE QUE JUNQUERAS NO SEA INHABILITADO

Sobre la situación política en Cataluña, ha insistido en que existe un «problema político» que debe resolverse por vías propias de la política y que la «agresividad» de la derecha convirtió este asunto en un problema.

Sobre si es partidario no solo del indulto para Oriol Junqueras sino de que pueda ejercer también cargo público, Iglesias se ha mostrado partidario de ello, para rememorar que responsables del golpe de estado de 1981, como el general Alfonso Armada o el teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero, fueron indultados. «Si alguien me dice que es más peligroso Puigdemont o Junqueras que Armada o Tejero, no estoy de acuerdo», ha remachado.

A hilo de este asunto, Iglesias ha afirmado que un gobierno debe velar por el interés del estado y, a su juicio, ese interés radica en que los presos del ‘procés’ no solamente estén libres «sino representando a la ciudadanía que les ha votado».

PENSABA QUE EL PSOE NO RECHAZARÍA INVESTIGAR AL EMÉRITO

En cuanto al rechazo del PSOE a la creación de una comisión de investigación en el Congreso sobre Juan Carlos I, el vicepresidente segundo ha confesado que «no concebía» que el PSOE en esta ocasión «pudiera decir que no», pues siempre puso encima de la mesa el argumento de que, aunque fuera legítima esta solicitud, no era viable jurídicamente en base a los dictámenes de los letrados de la cámara.

Sin embargo y una vez que los letrados del Congreso concluyeron que una investigación desde el Parlamento sobre el presunto uso de tarjetas black del rey emérito era «perfectamente legítima en términos jurídicos», solo quedaba la «decisión política».

Por tanto, Iglesias «pensaba de verdad» que esta vez su socio de gobierno accedería a impulsar dicha comisión al ser un partido «monárquico» y, en su opinión, los «primeros interesados» en «poder limpiar» la imagen de la monarquía. Sin embargo, ha lamentado que finalmente vetaran esta iniciativa junto a PP y Vox.

«EMPUJAR» HACIA LA REPÚBLICA

Sin embargo, esta discrepancia no genera problemas en el seno de la coalición de gobierno, pues el PSOE es un partido monárquico y «no les ha engañado».

También ha dicho que la relación con el Rey Felipe VI es «cordial» y es respetuoso en el plano institucional. No obstante, ha reiterado que, de acuerdo a sus convicciones políticas, quiere la república para España. Además y pese a que ese horizonte ahora no se avecine inmediato, está convencido de que para que «ocurran las cosas» hay que tener «un poco de pacientes y empujarlas».