Fuertes subidas de Iberdrola en bolsa que ya enfila los 11 euros por acción

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán

Iberdrola inicia el semestre en bolsa con fuertes subidas. La compañía que preside Ignacio Galán se ha anotado unas ganancias del 4,5% que le han permitido recuperar los 10 euros por acción y enfilar los 11 euros. Además, ha liderado las revalorizaciones de la bolsa española, que ha despedido la sesión con un avance del 0,93%.

Iberdrola, a través de su filial Neoenergía, se ha adjudicado la construcción de dos líneas eléctricas en Brasil, unos proyectos que supondrán una inversión de 5.500 millones reales brasileños (en torno a 1.000 millones de euros) y crearán más de 11.000 puestos de trabajo, según ha informado la empresa este viernes en un comunicado.

En concreto, Neoenergia se ha hecho con dos de los 13 lotes ofertados en la subasta de líneas de transmisión eléctrica realizada en el país suramericano y uno de ellos, de 1.707 kilómetros de longitud, es el de mayor extensión del concurso.

Esta línea eléctrica discurrirá entre los estados de Minas Gerais y São Paulo y la adjudicación de su construcción se ha convertido en la de mayor calado de Iberdrola a nivel global para este tipo de infraestructuras, ha destacado la compañía.

Por otro lado, la compañía ha reducido su capital social en 148,17 millones de euros mediante la amortización de 197,6 millones de acciones propias, según ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

«La finalidad de la reducción de capital es la amortización de acciones propias para coadyuvar a la política de remuneración del accionista de la sociedad y, por tanto, no ha entrañado la devolución de aportaciones por ser la propia sociedad la titular de las acciones amortizadas», ha detallado la compañía.

Asimismo, la reducción de capital se ha llevado a cabo con cargo a reservas de libre disposición, mediante la dotación de la reserva por capital amortizado por un importe igual al valor nominal de las acciones amortizadas, de la que solo será posible disponer con los mismos requisitos que los exigidos para la reducción del capital social. En ese sentido, los acreedores de Iberdrola no tendrán derecho de oposición sobre la reducción de capital acordada.