Iberdrola pone el foco en la fiscalidad y pide una regulación ortodoxa ante la subida del recibo de la luz

Iberdrola
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La consejera delegada de Iberdrola España, Ángeles Santamaría, ha abogado por la búsqueda de soluciones dentro de una regulación «ortodoxa» y por un análisis de la fiscalidad ante la escalada de los precios de la luz.

«Estamos donde estamos, vamos a ser constructivos y poner todas las alternativas y la aportación de soluciones dentro del marco español y europeo, hemos tenido siempre esta actitud y mantenemos la misma actitud de buscar soluciones dentro de una regulación ortodoxa», ha afirmado Santamaría en el VI Foro de Eeneria de ‘El Economista’.

A su juicio, cualquier modificación normativa o regulatoria debe estar encuadrada dentro del «buen hacer ortodoxo de la seguridad jurídica» porque «nos jugamos mucho» y, según ha indicado, cuando se han buscado soluciones en el pasado que han ido en contra de la seguridad jurídica se ha traducido en preocupación en los inversores.

«Las administraciones deben preocuparse de mantener esta buena imagen no solo para el sector energético, sino para el país», ha indicado.

Asimismo, la consejera delegada de Iberdrola España ha instado a la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, a realizar un análisis de la fiscalidad, teniendo en cuenta que España es el cuarto o quinto país con más componentes fiscales y que más del 50% de los precios que llegan al consumidor está compuesto por impuestos.

En este sentido, ha señalado que la reducción del IVA es una medida que «va en el buen camino» y ha reconocido que se trata de un «tema difícil». «Entiendo que es una manta de la que tiras de una esquina y dejas desvestida la otra esquina», ha señalado.

Asimismo, Santamaría ha indicado que el PVPC es una tarifa única en su diseño que afecta a más de 10 millones de consumidores y ha considerado «necesario y urgente» revisarla.

«El caso el caso de Portugal es paradigmático, los consumidores portugueses no se han enterado de nada, porque tiene una fijación de precios anual en la que están aislados de las fluctuaciones que se producen», ha indicado.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA