Iberdrola alcanza un nuevo récord de inversiones y gana 1.082 millones hasta marzo

Iberdrola

Iberdrola

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Iberdrola alcanzó en el primer trimestre del año un beneficio neto de 1.025 millones de euros, un 19,5% menos por el impacto extraordinario de la desinversión el año pasado de Siemens Gamesa. Sin considerar estos extraordinarios, el beneficio neto ajustado fue de 1.082 millones, un 12% más. Así lo ha anunciado hoy la compañía, que destaca asimismo un récord de inversiones entre enero y marzo.

En el primer trimestre del ejercicio, el grupo incrementó sus inversiones -son récord histórico- hasta los 2.507 millones de euros (+45%). Este esfuerzo inversor se ha focalizado en los negocios de redes (50% del total) y renovables (42%). Por países, EEUU (725 millones de euros), Brasil (698 millones de euros) y España (546,5 millones de euros) concentran cerca del 80% de la inversión. El resto lo completan otros mercados europeos, el Reino Unido y Australia.

Las inversiones en renovables crecieron un 29%, hasta los 1.047,4 millones de euros y representaron el 42% del total. En el primer trimestre, Iberdrola mantiene en construcción 8.700 nuevos MW verdes: 4.600 MW eólicos (2.600 MW marinos y el resto terrestres), 2.800 MW fotovoltaicos, 1.160 MW hidroeléctricos y 150 MW en baterías. Por mercados, un tercio se desarrolla en Estados Unidos, otro en España y Brasil y otro en países europeos, como Portugal, Francia y Alemania, además de Australia.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, ha afirmado que “la aceleración de las inversiones nos permite crecer a un ritmo superior al previsto inicialmente, por ejemplo en España, donde estamos generando más de 30.000 nuevos empleos en nuestros suministradores. Iberdrola está utilizando toda su fortaleza financiera y liderazgo al servicio de la recuperación económica de los países en los que estamos presentes”.

La compañía registró 6.000 nuevas incorporaciones a la plantilla en los últimos 12 meses, de las que 2.500 contrataciones han sido en el primer trimestre del ejercicio. La actividad de la compañía está permitiendo la generación de 100.000 empleos en su cadena de valor globalmente.

Este récord inversor ha ido acompañado de un buen comportamiento operativo: el Ebitda reportado crece un 2%, hasta los 2.814 millones de euros, incluyendo el impacto del Covid-19 (-65 millones) y del tipo de cambio (-231 millones). Excluyendo estos efectos, Iberdrola alcanzó en el primer trimestre del ejercicio un Ebitda de 3.110 millones de euros, un 12,2% más. A marzo, el 81% del Ebitda del grupo proviene de países con rating A.

En los tres primeros meses del año, Iberdrola ha seguido mejorando su solidez financiera. El grupo redujo su deuda en más de 1.300 millones, hasta los 36.305 millones de euros, así como su coste, hasta el 3,3%, después de reducirlo en 12 puntos básicos. El cash flow crece un 7%, situándose en 2.270 millones de euros, y la liquidez alcanza los 17.000 millones de euros, suficiente para cubrir las necesidades de 21 meses.

Dividendo complementario

En lo que respecta a la retribución al accionista, el consejo ha propuesto a la Junta General de Accionistas la distribución de un dividendo complementario con cargo a 2020 de 0,252 euros brutos por acción. Con ello se completa una retribución total de 0,42 euros brutos por acción, un 5% más.

La evolución registrada por sus actividades, y un entorno regulatorio cada vez más alineado con la acción climática, permiten a Iberdrola reafirmar sus previsiones para el cierre del ejercicio 2021, con un beneficio neto que se situaría entre los 3.700 y los 3.800 millones de euros y un dividendo con cargo al ejercicio de unos 0,44 euros brutos por acción, a abonar en 2022.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA