Ibercaja se anota unas plusvalías de 13,8 millones con la venta de una cartera de fallidos

Ibercaja

Ibercaja ha vendido una cartera de créditos con un saldo bruto de 334 millones de euros a la sociedad Cabot Securitisation, según ha comunicado la entidad aragonesa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La cartera está formada en su práctica totalidad por créditos fallidos y provisionados al 100%, señala Ibercaja en un hecho relevante al regulador en el que destaca que la operación le ha reportado una plusvalía bruta de 13,8 millones de euros. La operación se ha desarrollado en el marco de un proceso competitivo “entre inversores de primer orden”.

La operación se enmarca en el objetivo del Plan Estratégico 2015-2017 de reducción de activos en situación irregular y se suma a las otras realizadas en este ciclo, como la venta de las carteras denominadas Goya y Fleta, en las que se traspasaron préstamos promotor clasificados como dudosos por importe de 700 y 489 millones de euros, respectivamente, en los años 2015 y 2017.

Con el mismo objetivo, el banco firmó en 2016 un acuerdo con Aktua, grupo especializado en la prestación de servicios a instituciones financieras y la gestión de activos financieros e inmobiliarios que está permitiendo a Ibercaja acelerar el ritmo de venta de activos inmobiliarios no estratégicos.

Con todo ello, desde el lanzamiento del Plan Estratégico hasta septiembre de 2017, Ibercaja ha reducido sus activos improductivos, la suma de activos dudosos y adjudicados, en 1.496 millones de euros, lo que representa un 25,8% del total inicial.