Ibercaja gana un 40% menos por los costes del ERE

Ibercaja

Ibercaja ganó 22,6 millones de euros en el primer trimestre, un 40,2% menos que hace un año, según ha anunciado hoy la entidad aragonesa, que explica esta caída por el impacto del segundo tramo del ERE iniciado en 2017, de 55,5 millones de euros. Excluyendo este extraordinario, el beneficio antes de impuestos habría ascendido a 90,4 millones de euros, un 81% superior al registrado en el primer parcial del ejercicio pasado.

Los ingresos totales del banco se redujeron en un 17% y los gastos aumentaron un 25%, pero el recorte de casi el 80% en las provisiones, que se situaron en 22 millones de euros, mitigó el impacto sobre el beneficio.

El margen de intereses aumentó un 2,4%, hasta 138 millones, en línea con el avance del 3,4% de las comisiones (89,9 millones). Este incremento de los ingresos ligados al negocio recurrente, que se ven favorecidos por el crecimiento de la actividad de gestión de activos, contrasta, sin embargo, con el desplome de otras partidas de ingresos. Los resultados por operaciones financieras se reducen un 67% y la partida de otros ingresos, un 53%. Todo ello conduce a un caída de los ingresos totales del 16,6%, hasta 258 millones.

El volumen de activos problemáticos descendió un 2,1% con respecto a diciembre de 2017, ubicándose en 4.089 millones de euros. El saldo de riesgos dudosos disminuyó un 2,5% (65 millones de euros) y la tasa de mora se redujo en diez puntos básicos en el trimestre hasta el 7,6%. El saldo de activos adjudicados bajó en un 1,4% (22 millones de euros). Las ventas de adjudicados en el trimestre alcanzaron los 68 millones de euros.

Tras la aplicación de la normativa IFRS9, la ratio de cobertura de la exposición problemática de Ibercaja se situó en el 52%, un 49% en el caso de los riesgos dudosos y un 56% en los activos adjudicados.

En cuanto a la solvencia, la ratio CET 1 ‘phase in’ se situó en el 11,7% y en términos ‘fully loaded’ en el 10,7%, diez puntos más que hace un año. Por su parte, los activos líquidos disponibles y la capacidad de emisión de cédulas conceden a Ibercaja una posición de liquidez de más de 16.700 millones de euros, lo que equivale al 32% del activo.