Disco duro híbrido, SSD, normal o cuál

Disco duro Seagate
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Por supuesto, los discos duros internos más veloces ayudan a mejorar el rendimiento del sistema. Pero no podemos ignorar los muchos otros factores que también influyen su nivel de eficiencia. Después de muchas horas investigando por internet, me di cuenta de que la mayoría de “entendidos” en electrónica no entienden la diferencia entre “velocidad” y “rendimiento”. Después de leer los artículos que os proporcionamos, pues, es posible que muchos de vosotros creáis que la velocidad del disco duro interno es lo único que mejora el rendimiento de un sistema.
 
Por supuesto, los discos duros internos más veloces ayudan a mejorar el rendimiento del sistema. Pero no podemos ignorar los muchos otros factores que también influyen su nivel de eficiencia.
 
Buscar el disco duro más veloz e ignorar el resto de factores es ineficaz, y muy pocas veces da resultados. Intentaré explicar la diferencia entre velocidad y rendimiento para ayudarte a mejorar el funcionamiento de tu sistema operativo. Después de todo, lo que más debe determinar nuestra elección de disco duro interno es su calidad y fiabilidad.
 
Diferencia entre velocidad y rendimiento
 
La velocidad es una magnitud física que expresa el espacio recorrido por un móvil en metros por segundo. Es decir, un disco duro de RPM alto (rotaciones por minuto), capaz de transferir datos en poco tiempo, es veloz. Aun así, ¿qué hay de la calidad de los datos transferidos?
 
El rendimiento se mide por la calidad de los datos transferidos por y guardados en un disco duro interno. La definición de rendimiento dada por los amantes de la tecnología es muy amplia, y se basa sólo en velocidad. Un disco duro interno tendrá un buen rendimiento cuando sea capaz de rápidamente transmitir y almacenar datos sin dañarlos. Mantener la buena calidad de los archivos es clave en las copias de seguridad, no solo su velocidad de transmisión. La velocidad es importante, pero no hay que olvidar el resto de factores.
 
5400RPM y 5900RPM. Disco duro híbrido, SSD o HDD
 
Las velocidades de 5400 a 5900 RPM son utilizadas en sistemas de soporte y centros de datos. Eso se debe a que son velocidades más eficientes en el manejo de energía y tienen una buena relación calidad-precio. Este tipo de disco duro interno es recomendado para aquellos que necesitan un disco duro para sus copias de seguridad.
 
Son las velocidades utilizadas en las unidades de disco duro híbrido de estado sólido (o SSHD). Se trata de sistemas híbridos, mezclas de HDD (disco duro interno) y SSD (unidades de estado sólido), de precios asequibles. Serán muy rápidas, excelentes para los propietarios de portátiles que no quieran gastar todo su presupuesto en un SSD.
 
El espacio necesario en los discos duros internos
 
Nuestra necesidad de dispositivos de almacenamiento aumenta a medida que nuestros archivos y datos ocupan más y más espacio. Ahora, la mayoría de nosotros tiene Smartphones, portátiles, Tablets, y ordenadores personales, así que la cantidad de datos generados es enorme. Al investigar las mejores marcas de disco duro interno, lo que la mayoría busca es la capacidad del dispositivo. Pero, ¿cuánta necesitas realmente? A veces, por la confluencia de varios factores, una capacidad mayor es más barata que una menor.
 
Lo que recomendamos es que averigües cuánto espacio de almacenamiento necesitas en este momento, y lo tripliques para asegurarte de que tienes espacio suficiente para los próximos 5 años. Lo mismo te recomendamos al comprar o actualizar tu ordenador personal. Por ejemplo, si dispones de 2TB de memoria en tu disco duro, deberías buscar un modelo o actualización de 6 a 8 TB. Piensa que incluso hay de 10TB.
 
Otras cuestiones a considerar
 
Tienes que responder a las siguientes preguntas para asegurarte de que compras el dispositivo adecuado: ¿Cómo utilizarás tu disco duro interno? ¿Lo necesitarás para un ordenador, Xbox One, como copia de seguridad, en tu home cinema o como servidor de empresa? Todo eso debería influenciar en tu compra, ya que cada disco duro se adaptará a tus necesidades de forma distinta.
 
Por ejemplo, si utilizas tu ordenador para almacenar unas pocas fotos y utilizar programas básicos como el procesador de palabras Microsoft Office, un disco duro interno de 1 TB o 2 TB debería ser suficiente. Por otro lado, si quieres tu nuevo disco duro interno para crear copias de seguridad, elije velocidades de 5000 a 5400 RPM con mayor capacidad. En cambio, si necesitas que tu sistema trabaje lo más rápido posible, 7200 RPM será lo adecuado para ti.