Hacienda amplía al cemento y la madera la revisión de precios en la obra pública, pero deja fuera la energía

obra construccion trabajadores

Imagen de una obra.

El Ministerio de Hacienda y Función Pública ha ampliado la relación de materiales cuyo incremento de coste deberá tenerse en cuenta a efectos de la revisión “excepcional” de precios de los contratos de obras públicas. En concreto, incluye a partir de ahora el cemento, los materiales cerámicos, la madera, los plásticos, los productos químicos y el vidrio.

Así lo publica en el Boletín Oficial del Estado (BOE) en relación al Real Decreto-ley aprobado a comienzos de año en el que reconoce al contratista la posibilidad de una revisión “excepcional” de precios de los contratos de obras cuando el aumento del coste de los materiales empleados “haya tenido un impacto directo y relevante en la economía del contrato”.

Hasta ahora, detalla Hacienda en una nota, la lista se limitaba a cuatro productos (materiales siderúrgicos, materiales bituminosos, aluminio o cobre) “tanto por la importancia de su participación en la estructura de costes de los contratos de obras como por el extraordinario incremento experimentado por sus precios durante los meses que siguieron tras el comienzo de la pandemia”.

Sin embargo, ahora se amplía la relación de materiales fijada “añadiendo aquellos que hayan experimentado un significativo aumento y supongan un impacto en la economía de los contratos de obras”. En este sentido, la orden ministerial “resalta que el análisis de la evolución hasta agosto de 2022 de los precios de los materiales con participación significativa en los contratos de obras pone de manifiesto que los precios de algunos componentes no incluidos en la lista anterior por no haber experimentado en el momento de aprobación del Real Decreto-ley alzas excepcionales, han sufrido incrementos significativos posteriormente”.

Por tanto, añade nuevos materiales que deben tenerse en cuenta para la revisión de los contratos de obra. En concreto, se trata de cemento, materiales cerámicos, madera, plásticos, productos químicos y vidrio.

De esta forma, sostiene, “el Gobierno se adapta a la evolución de los precios y da un horizonte de estabilidad a la contratación de obra pública”.