Guindos será vicepresidente del BCE: el irlandés Lane retira su candidatura

Luis de Guindos
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El todavía ministro de Economía, Luis de Guindos, será finalmente vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE) en cuanto el portugués Vítor Constâncio abandone el cargo en junio de este año. Al candidato español, que partía como gran favorito, le ha dejado finalmente vía libre el irlandés Philip Lane, que ha decidido retirar su candidatura.

Hoy se celebraba en Bruselas la reunión del Eurogrupo en la que se debía decidir el candidato elegido para convertirse en el ‘número dos’ de Mario Draghi, pero la cita será un mero trámite después de que el ministro de Finanzas irlandés, Paschal Donohoe, haya anunciado que Irlanda había decidido retirar a su candidato para que se pudiera tomar una decisión “por consenso” a favor de Guindos. El ministro irlandés ha deseado “lo mejor” al español, del que ha dicho que “hará un trabajo excelente” como vicepresidente del BCE, como avalan “su cualificación y experiencia” como ministro.

De este modo, el ministro español recibirá esta tarde la recomendación del Eurogrupo, formado por los ministros de Economía y Finanzas del euro, para ocupar el puesto a partir del 1 de junio. No obstante, el nombramiento oficial le corresponderá al Consejo Europeo tras la cumbre de los líderes de la UE que se celebrará entre los días 22 y 23 de marzo. En cuanto se produzca, Guindos presentará su dimisión como ministro al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

La retirada de Lane se produce a pesar de que la semana pasada el Parlamento Europeo le otorgó su favor en una decisión no vinculante en la que mostró sus “reservas” sobre Guindos por el hecho de que un cargo político accediese al BCE. Ningún ministro de finanzas en servicio ha pasado directamente al Consejo de Gobierno en los casi 20 años de historia de la institución, si bien es cierto que Alemania nombró al viceministro de Finanzas Joerg Asmussen en 2012.

No obstante, durante los últimos días se había especulado con las presiones que habría recibido Irlanda para que retirase su candidatura en aras del consenso, después de que Guindos se hubiese ganado ya el apoyo de varios Estados, entre ellos Alemania y Francia. Además, la puerta del BCE está lejos de haberse cerrado para Philip Lane, que podría acabar alcanzando el puesto de economista jefe del BCE, que queda vacante el próximo año. El banquero central irlandés es visto como uno de los mejores economistas en el Consejo de Gobierno del BCE, al que se unió en 2015.

La elección del nuevo vicepresidente será sólo el primer movimiento en una partida de ajedrez que decidirá los reemplazos para el presidente, Mario Draghi, el economista jefe, Peter Praet, el jefe de operaciones de mercado, Benoît Cœuré, y la presidenta del Consejo de Supervisión, Danièle Nouy.

El cargo más preciado de todos no es otro que la presidencia del BCE. Draghi dejará el cargo en octubre de 2019 y el gran favorito para ser su sucesor es Jens Weidmann, presidente del Bundesbank, que se convertiría en el primer alemán en ocupar el cargo. El gobernador del Banco de Francia, Francois Villeroy, también está en las quinielas, así como el propio Lane. La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, y la vicegobernadora del banco central irlandés, Sharon Donnery, también aspiran a la presidencia o al menos a un asiento en el Consejo de Gobierno.