Grifols trata de esquivar el descenso del dólar con rebote a contracorriente

Grifols
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las alzas llegan a Grifols después de cinco días de penitencia bajista en Bolsa. La catalana repunta un 1,5% a contracorriente del grueso del Ibex 35 a pesar del brusco descenso que en los últimos días ha sufrido el dólar, moneda en la que registra cerca de un 70% de sus ingresos globales. Sin embargo, los analistas desconfían.

El último tobogán alcista por el que se ha deslizado la gráfica de Grifols ha arrebatado a la compañía más de un 2% de su valor. Una corrección en la que el valor ha aliviado parte de la sobrecompra que los expertos acusaban en su gráfica pero que aún siguen percibiendo a cotas elevadas. En este sentido, el precio objetivo de consenso recogido por FactSet para la compañía se sitúa en los 23,88 euros por acción, mientras que este jueves han llegado a verse los 25,14 euros en los cruces más punteros del rebote.

Los avances por motivos puramente técnicos se han producido en medio de un clima desfavorable para la compañía: el retroceso del dólar estadounidense. El director de riesgos de Ebury, Enrique Díaz-Álvarez, señala que en “las últimas 48 horas hemos visto volatilidad inesperada” en la cotización del ‘billete verde’ debido a lo que él califica como “desorden en la Casa Blanca” consecuencia de la revelación de secretos a altos dirigentes rusos que suman incertidumbres al futuro más inmediato de Donald Trump y sus políticas económicas y fiscales ante la debilidad de su propio liderazgo.

Un reciente informe de los analistas de Banco Sabadell señalaba que la evolución del tipo de cambio entre el dólar y el euro, monedas en las que realiza el grueso de su facturación y publica cuentas respectivamente, es “clave” para la valoración de la catalana. En este sentido, un movimiento del dólar un 1% arriba o abajo frente a la divisa comunitaria se traduce en un impacto del 0,7% en ingresos y del 0,5% en Ebitda, cifra esta última que aglutinó los parabienes de los expertos en su balance de cifras del primer trimestre del ejercicio.

Con este telón de fondo, el consejo más repetido por los analistas que más de cerca siguen Grifols apunta hacia el mantenimiento de posiciones. Cuando ya se empezaba a descartar la eventual paridad que atemorizaba a los mercados hace unos meses, la nueva polémica que rodea al magnate metido a político resucita estos fantasmas que hacen presuponer que el efecto positivo de la integración en perímetro de la farmacéutica de sus últimas adquisiciones en EEUU no será tan favorable como se venía aguardando y muchas órdenes de compra recientes se habían encargado de descontar.