Goirigolzarri defiende el ERE de CaixaBank y su subida de sueldo

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia

José Ignacio Goirigolzarri, expresidente de Bankia y presidente de CaixaBank. Autor: Bankia

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, ha tenido que hacer frente durante su primera junta de accionistas al malestar de los representantes de los sindicatos por el ERE para 7.791 empleados, así como a la polémica por la subida de sueldo que le ha supuesto el salto de Bankia a CaixaBank. El banquero vasco ha defendido durante su comparecencia tanto el ajuste como esta remuneración.

El presidente, sin embargo, ha explicado el ajuste por los “enormes retos estratégicos que tenemos por delante”. La banca “fue un sector en expansión pero hoy es un sector en reconversión y hay que tomar decisiones estratégicas de calado”. Por ello, considera que “es nuestra obligación” llevar a cabo un ajuste “para asegurar la viabilidad del proyecto.

“Las mejores respuestas pasan por el mayor nivel de acuerdo”, ha añadido Goirigolzarri, que cree que “todos debemos hacer un esfuerzo muy grande” y ha puesto en valor el proceso de recolocación que ha puesto en marcha el banco, y que “se replicará en otras empresas”.

En su intervención inicial, el presidente de CaixaBank ya había defendido la necesidad de “redimensionar” la plantilla del banco con la intención de “asegurar el máximo número de puestos de trabajo en el futuro”. Asimismo, ha defendido el “objetivo claro” de llegar a un acuerdo con los sindicatos y ha reconocido que “son momentos delicados” y que “la situación genera incertidumbre” entre los empleados.

En esa línea, ha mostrado su “convencimiento de que gracias al equipo estamos donde estamos. La fortaleza del equipo es lo que nos permite enfrentarnos al futuro con realismo y conciencia”.

No obstante, el banquero ha asegurado que la crisis derivada de la pandemia ha sido un acelerador de la “enorme transformación” del sector. La banca se enfrenta a una “auténtica revolución tecnológica” y además “tenemos grandes competidores que, o parten desde fuera del sector financiero con una potencia y capacidad extraordinaria, o lo hacen desde la actividad bancaria exnovo, sin los ‘legacies’ que tenemos los bancos tradicionales”

A ello se suman los tipos de interés negativos. “Entorno al que ya nos veníamos enfrentado desde hace más de cinco años, pero que la reacción de la política monetaria ante la crisis de la pandemia los ha empujado a niveles negativos nunca vistos”, ha añadido.

CaixxaBank negocia actualmente un expediente de regulación de empleo para 7.791 empleados, el mayor de la historia en el sector bancario español, tras la absorción de Bankia.

Los sueldos de los banqueros

Pero si el ajuste laboral es polémico, aún lo es quizás más si se tiene en consideración la política de retribuciones del banco, que en el caso de Goirigolzarrri se traduce en triplicar su sueldo respecto al que percibía como presidente de Bankia.

Durante su intervención, ha defendido que la remuneración por consejero en el caso de CaixaBank “se sitúa en niveles inferiores a los comparables”. Así, en 2020 fue un  50% respecto a la media de los otros bancos del Ibex excluyendo a Bankia.

En cuanto a su propio sueldo, “la retribución está en la línea con los esquemas tradicionales de CaixaBank” y es “inferior” a la de sus homólogos al frente de otros bancos. Un mensaje similar ha realizado sobre la remuneración del consejero delegado, Gonzalo Gortázar, con el mantenimiento de los importes fijos y variables por quinto año consecutivo. Su sueldo también se sitúa “sustancialmente por debajo de referencias sectoriales”.

Tal y como ha recordado, “la política de remuneraciones está absolutamente reglada”: la adopta el consejo de administración tras la propuesta de la comisión de retribuciones, que cuenta con mayoría de consejeros independientes y cuya labor “se realiza en base a políticas objetivas y con asesoramiento de empresas externas expertas en la materia”.

Unas explicaciones que no parecen haber convencido al Gobierno. El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), segundo mayor accionista de CaixaBank con una participación del 16,1%, ha votado en contra de estas retribuciones. No obstante, ese punto del orden del día ha salido adelante por una mayoría suficiente.

Lo sueldos de Goirigolzarri y Gortázar

De acuerdo con la propuesta aprobada por los accionistas, Goirigolzarri percibirá una remuneración fija de 1,65 millones de euros, a lo que habría que sumar hasta un máximo de 200.000 euros en concepto de retribución variable.

Como presidente de Bankia, Goirigolzarri cobró en 2020 una remuneración fija de 500.000 euros y renunció a su retribución variable, que podía ascender a hasta un 60% de la retribución fija. Desde su llegada a Bankia en 2012, la retribución del banquero vasco estuvo sujeta a las limitaciones establecidas por la normativa aplicable a las entidades en reestructuración, que no resultan de aplicación al régimen de los administradores y directivos de CaixaBank.

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de la entidad, percibirá 2,26 millones de euros, la misma cantidad que el año pasado. Además, la parte variable de su sueldo ligada a objetivos asciende a 708.800 euros.

A estas cuantías se suman luego cuantías por seguros médicos o aportaciones a los planes de pensiones.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA