Europa sigue dando subsidios a los combustibles fósiles por valor de 112.000 millones anuales

Refinería petróleo

La UE y los Gobiernos de los estados miembro se comprometieron a poner fin a las ayudas a los combustibles fósiles en el año 2020, dentro de sus iniciativas para combatir el cambio climático. Sin embargo, a menos de cuatro años para que se cumpla ese plazo, aún dan a estas industrias subsidios por valor de más de 112.000 millones de euros al año, según revela un estudio del Instituto para el Desarrollo Exterior (ODI, en inglés).

El informe tan solo analiza las ayudas que reciben el carbón, el petróleo y el gas, así como el transporte alimentado por estas fuentes, en once países europeos, entre los que encuentra España. En conjunto, la producción y el consumo de los combustibles fósiles recibió entre 2014 y 2016 subsidios que alcanzaron los 112.000 millones por ejercicio por parte de la UE y los Gobiernos. De ellos, 4.000 millones procedían de la institución comunitaria.

21.000 millones de euros para el consumo de diésel

El sector más beneficiado es el del transporte, que recibe un impacto positivo de al menos 49.000 millones al año (un 44% del total), a través de ayudas directas o descuentos fiscales. La gran mayoría corresponden a subvenciones al consumo de diésel, que ascienden a 21.000 millones de euros pese a que, según un reciente estudio del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados de Austria y la Universidad de Tecnología Chalmers de Suecia, el exceso de emisiones de motores diésel provoca cada año a 5.000 muertes prematuras en el Viejo Continente cada año.

Por su parte, las industrias del petróleo y el gas percibieron 7.300 millones anuales de las finanzas públicas para la producción, a lo que hay que sumar exenciones fiscales de 3.300 millones e inversiones de 2.700 millones.

En el caso de España, los subsidios a la producción eléctrica a partir de combustibles fósiles alcanzan los 477 millones de euros anuales, mientras que las ayudas al consumo de combustibles fósiles en el sector del transporte son de 339 millones de euros al año.

Por otro lado, el estudio, titulado ‘Eliminación gradual: supervisión de los subsidios al combustible fósil en Europa’ destaca que la minería de carbón recibe en nuestro país más de 500 millones de ayudas al año, pero la gran mayoría se destinan a hacer frente al cierre de minas por la transición energética.

“Esta investigación muestra que los gobiernos de Europa y la Unión Europea continúan subvencionando el petróleo, el gas y el carbón, alimentando el cambio climático peligroso con el dinero de los contribuyentes tanto en el país como en el extranjero”, explica el ODI.