Crisis energética

Europa importa un récord de gas ruso por barco tras el cierre de los gasoductos

Las compras europeas de GNL ruso se disparan un 42% hasta octubre, aunque solo suponen un 16% de las importaciones totales de gas natural por vía marítima.

La Terminal De GNL De Mugardos Podrá Recibir A Partir De 2020 Tanto Buques De Gran Tamaño Como Gabarras De Suministro A Pequeña Escala

Terminal De GNL De Mugardos. Reganosa

El flujo de gas ruso a través de gasoductos prácticamente se ha detenido, pero Europa está importando una cantidad récord de gas ruso por vía marítima, lo que pone de manifiesto las dificultades del continente para liquidar su dependencia energética de Rusia, a pesar de los esfuerzos de la Comisión Europea.

Las importaciones de GNL ruso, que normalmente se transporta en grandes buques cisterna, aumentaron un 42% entre enero y octubre, hasta los 17.800 metros cúbicos. Francia, Bélgica, España y Países Bajos acapararon la mayor parte de este volumen.

A pesar de la invasión de Ucrania, Europa no ha impuesto sanciones al gas ruso por la enorme dependencia de algunos países a esta materia prima. Mientras, el Kremlin ha ido reducido gradualmente el flujo a través de gasoductos, algo que ha disparado los precios energéticos y que ha provocado una crisis del coste de la vida en todo el continente.

Rusia detuvo los flujos de gas a través del gasoducto Yamal, que atraviesa Polonia, en mayo. También cortó los envíos por Nord Stream 1 a Alemania este verano, antes de que se produjeran los “actos deliberados de sabotaje” -como han definido algunos países- en esta tubería y en Nord Stream II y de los que se desconoce su autoría.

El Gobierno de Vladimir Putin también ha amenazado recientemente con restringir aún más el suministro a Europa occidental a través del único gasoducto que aún conecta la región a través de Ucrania. Los envíos de gas ya se han reducido un 80% este año frente a 2021, según los datos del think tank Bruegel.

MERCADO INTERNACIONAL DE GNL

Europa importó 155.000 millones de metros cúbicos de gas ruso el año pasado -incluido el GNL- y, para cubrir la brecha, ha recurrido al mercado internacional de GNL. Así, hasta octubre, ha importado un récord de 111.000 metros cúbicos de GNL de todo el mundo, según Refinitiv, lo que supone un aumento del 70% respecto al ejercicio pasado.

Aunque el GNL ruso supone el 16% de las importaciones marítimas europeas hasta octubre, sigue dejando a Europa expuesta a la militarización de la energía por parte de Moscú, señala Financial Times.

“Un día, Putin puede despertarse y decir: “dejaremos de enviar GNL a Europa”, obligando a la región a comprar en el mercado al contado a precios aún más caros”, asegura al diario británico Anne-Sophie Corbeau, investigadora del Centro de Política Energética Global de la Universidad de Columbia.

Pese al récord de importaciones de GNL ruso, la cuota ha bajado al 16% por el aumento de compras del GNL estadounidense, que representa hasta octubre el 42% del total, según Refinitiv. Qatar es el tercer proveedor de GNL a Europa, con un 13,7%.

Más información