Europa arranca el año con un récord de deuda pública en el mercado

Banderas de la Union Europea

Unión Europea

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Comienzo de año muy ajetreado para los mercados de renta fija europeos, ante una avalancha sin comparación de deuda pública que ha desafiado los temores de un encarecimiento  en la obtención de los fondos necesarios para luchar contra la crisis provocada por la pandemia, según publica Financial Times.

Las operaciones de sindicación de bonos llevadas a cabo por los bancos tuvieron el primer trimestre más ajetreado de su historia, con el equivalente a 150.000 millones de dólares captados por gobiernos de toda Europa (incluido Reino Unido), el mayor volumen para esa época del año en los registros de Refinitiv que se remontan al año 2000. A ello se suma que la emisión global de bonos por parte de los principales gobiernos de la eurozona, incluidas las subastas, fue de 373.000 millones de euros, según las cifras recopiladas por ING, un 20% más que el año pasado.

La demanda se mostró resistente a pesar de la avalancha de oferta y la volatilidad de los precios de los bonos que se negocian en el mercado secundario, señala el diario británico. El fuerte interés de los inversores en el mercado primario de nueva deuda, apoyado por el programa de compras del Banco Central Europeo (BCE), disipó la preocupación de que los gobiernos tuvieran que pagar mucho más por sus préstamos.

“Enero y principios de febrero han sido probablemente el mercado primario más caliente que hemos tenido nunca”, señala Jamie Stirling, de BNP Paribas. “Los volúmenes han sido increíbles”.

El comienzo del año es la temporada de financiación más ajetreada para los gobiernos, acelerada este año por las tesorerías estatales que se apresuran a aprovechar las condiciones favorables antes de que los costes de la deuda aumente.

Los gobiernos han obtenido más deuda a través de sindicaciones de bonos que en cualquier otro periodo de tres meses, excepto en la primavera pasada, en el punto álgido de la crisis del Covid-19. La deuda de la eurozona en relación con el PIB ha pasado del 86% en marzo de 2020 al 97% en la última lectura oficial hasta finales de septiembre.

“El año pasado fue el mayor de la historia del sector. Probablemente había un poco de preocupación al entrar en este año sobre si el mercado iba a digerir niveles similares de emisión de nuevo a precios tan ajustados”, apunta Stirling.

El apetito por la nueva deuda disipó cualquier preocupación sobre los precios. El rendimiento medio de las sindicaciones de bonos de la eurozona desde enero se situó en el 0,75% sobre una base ponderada de duración, por debajo del 0,94% de los tres primeros meses de 2020, según los cálculos de BNP Paribas. La menor rentabilidad de los bonos recién emitidos muestra que los gobiernos todavía pueden obtener fondos a tipos más baratos a pesar del aumento de la deuda.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish