¿Están de verdad en riesgo los fondos europeos por el Constitucional alemán?

Banderas de la Union Europea

Unión Europea

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La semana pasada el Tribunal Constitucional alemán ponía un nuevo foco de incertidumbre sobre el plan de estímulo europeo al dejar en suspenso la ratificación de la ley para la puesta en marcha de los fondos de 750.000 millones de euros. Un nuevo traspiés que, a juicio de los analistas de ING, “conlleva un alto riesgo de retrasar, si no hacer descarrilar, la joya de la corona de la reacción fiscal de la UE a la crisis actual”.

Sobre la base de experiencias pasadas, hay varias formas posibles en las que la situación podría avanzar, señalan los expertos del banco holandés.

En primer lugar, que el Constitucional alemán no emita una medida cautelar y dé luz verde a la firma del presidente Steinmeier, pero al mismo tiempo inicie el caso. “En este escenario, solo habría un retraso de unas pocas semanas, pero las posibilidades de que el Fondo Europeo de Recuperación se convierta en un elemento más estructural de la lucha europea contra la crisis disminuirán”, señalan los expertos.

La segunda opción es que el Tribunal emita la medida cautelar pero, como en el caso de la QE del BCE, envía inmediatamente el caso al Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas. “Esto podría permitir al presidente alemán aprobar la ley, pero disminuiría la confianza en el instrumento como tal”.

Por último, está la opción de que el Tribunal emita la medida cautelar “y se inicie un juego de larga espera, perjudicando la recuperación de la eurozona y la fe en la solidaridad europea”.

Retraso manejable

“Los escenarios más benignos son aquellos en los que el retraso en el proceso de ratificación del fondo alemán de recuperación de la UE solo se extiende a unas pocas semanas”, recuerdan los expertos que añaden que “nadie esperaba que la implementación de NGeu fuera un paseo por el parque”. Además, con el final del segundo trimestre como fecha límite efectiva para el proceso de ratificación, “hay un margen de algunos meses para permitir que se resuelva el desafío legal”.

Mientras, “una luz verde con algunas reservas o una remisión al Tribunal de Justicia podría implicar retrasos más prolongados, lo que podría poner en riesgo la fecha límite de ratificación del segundo trimestre”. “De cualquier manera, creemos que el supuesto del mercado sería que el resultado final sigue siendo una implementación rápida del plan de financiamiento y desembolso de NGeu. A lo sumo, requeriría que los países receptores cubrieran el déficit de financiación con respecto al calendario original, lo que no supondría un gran desafío”, apuntan los expertos ING.

En términos más generales, los analistas destacan que “hay que tener en cuenta que los beneficios del fondo de recuperación de la UE se acumularán para las economías de la eurozona durante varios años”. Por ello, “un retraso de algunas semanas o meses en comparación con el calendario original es totalmente manejable”. “A lo sumo, prevemos un período de subida de rendimiento fugaz en los mercados de deuda periféricos, donde los inversores dudan en perseguir márgenes más bajos hasta que se disipe la inseguridad jurídica”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish