España es el cuarto miembro de la UE con menor peso de ayudas públicas en el PIB

Sede de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las ayudas concedidas por España representaron el 0,39% del PIB nacional en 2018 según el ‘Informe Anual de Ayudas Públicas de 2020’ de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Este dato supone un incremento frente al 0,31% del PIB en 2017.

Este aumento se ha producido en las ayudas que se llaman horizontales: un tipo de subvenciones que no están restringidas a sectores económicos concretos.

Por ello, las ayudas sectoriales disminuyeron. Lo que para la CNMV es un dato positivo, ya que consideran que las horizontales presentan menores distorsiones a la competencia.

En cuanto a los objetivos perseguidos, se dedicaron recursos sobre todo a ayudas a consumidores individuales (por ejemplo, ayudas a residentes extra peninsulares) y relativamente menos recursos a favorecer la transición ecológica y energética, en comparación con la media de la Unión Europea.

Según la CNMV, España es el cuarto estado miembro de la Unión Europea con menos ayudas públicas en porcentaje del PIB, detrás de Irlanda, Luxemburgo y Grecia. Por su parte, los países del norte y centro de la unión son los que mayores ayudas conceden.

Las ayudas del Estado durante la pandemia del covid-19

La CNMV ha observado que durante el 2020 las ayudas públicas han tenido gran relevancia en el contexto de la pandemia, pero que habrá que analizarlo detalladamente en los próximos años.

A nivel europeo, valoran la existencia de un riesgo de que el mercado interior se vea afectado por las diferencias de volumen de ayudas entre estados miembros.

Con datos de junio de 2020, el desembolso efectivo de los estados miembros de la ayuda aprobada por la Comisión Europea, ha sido en los primeros meses de la crisis relativamente bajo. Alemania se situaría como líder en cuanto a volumen de ayudas aprobadas. Desde la CNMV, también destacan los casos de España y Francia con porcentajes que rondan el 4% de los PIB nacionales respectivos.