Esas aguas trajeron estos lodos

Venezuela
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El chavismo y fenómenos asociados y derivados no vinieron solos

El azar, claro que existe. Pero, Chávez, y lo que ha implicado, no vinieron por azar. Él u otros iban a venir en razón del proceso retrógrado sufrido por el país el último cuarto del siglo pasado. Claro, sus responsables no lo reconocerán.

 

¿Que pudo ser de otra manera?

Claro que sí. Todo momento nos confronta a tres escenarios generales: el tendencial, el optimista y el pesimista. Se dio este último. Nuestra nación no contenía, por los elementos antes expuestos, condiciones para el optimismo.

¿Que se pudo hacer más?

Sí. Sin posibilidades. De hecho, frente al ganador en 1998 –de carácter carismáticosolo descollaba una tradicional: la de un sobreestimado clan regional. No siempre se dispone de un Rómulo Betancourt (¡y que conste que no soy adeco!)

¿Que el país hizo lo que pudo para cambiar las coordenadas de la política?

Sí y no. La sociedad lo hizo. La casta partidista y afines derrotados en 1998, muy poco. La constelación de factores en el poder chavista pudo controlar el entorno y cooptar al mediocre y precarizado estamento político tradicional.

¿La nación se daba cuenta de lo que sucedía?

Sí y no. Mi libro del 2010 contiene, sin mencionar nombres, la referencia a los análisis y manejos de ciertos sectores. No asumían el cambio profundo y sus causas y sí, un escenario, positivo a sus fines: ¡seguir la fiesta previa a Chávez!

No entendían, ni el chavismo, ni las circunstancias y razones de su existencia

Las alas de Chávez, mentores y aliados volaban cómodos con base en el factor inercial del declive analizado antes, la incompetencia y sesgos de la claque partidista y la ausencia de opción elaboradamente y pertinentemente transicional.

Esas aguas no garantizaban un parto de futuro

Navegué en ellas. Me sirvió de mucho como aprendizaje. Aunque fue más lo que di que lo que recibí. La política al modo venezolano avanzaba. Pero, en eso se nos fue yendo la posibilidad de una reversión. ¡Y aquí estamos y aquí seguimos!

En los actuales lodos está el reto

Reto difícil, pero, asumible. No hay otro. Las realidades son las que son… ¡y se les debe asumir!: Bloque social y político, visión a largo plazo clara, pacto idóneo y apropiada estrategia son las líneas. Se dice fácil ¿Quiénes recogen el guante?

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA