Empleados y clientes elevan el tono contra Bankia por el “caos” en la integración de BMN

Sede de BMN
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Aumentan las críticas de los sindicatos contra Bankia por el proceso ‘exprés’ de integración de BMN, que ha provocado un “caos” en las antiguas sucursales de BMN que afecta tanto a empleados como a clientes, y que ha desembocado ya en las quejas de alguna asociación de consumidores.

Sesfi, que era el sindicato mayoritario en la absorbida BMN, se lamenta en una circular de “largas colas de clientes, fallos en la red, errores en la operatoria, continuas reclamaciones de clientes que se han visto afectados por fallos en los pagos con sus tarjetas u otros productos, inoperatividad de la Banca online, etc., etc.”. Debido a esta situación, “la atención al público se está alargando hasta pasadas las seis de la tarde y por consiguiente los empleados tienen que prolongar su jornada laboral a consecuencia de dicha situación”.

La formación sindical acusa a los responsables de Bankia de estar “colapsando las oficinas al no disponer de los medios tecnológicos suficientes y necesarios”. Sesfi avisa de que “no se va a quedar de brazos cruzados”, sino que va a realizar “todas las gestiones que correspondan para que Bankia compense a la plantilla todo el esfuerzo realizado”.

Tal y como publicó EL BOLETÍN.COM, también UGT ha calificado de “fiasco monumental” el proceso de integración tecnológica, completado el 19 de marzo. Las críticas de UGT son muy similares a las de Sesfi: “las oficinas procedentes de BMN están colapsadas de clientes, una gran cantidad de TPV no funcionan o no reconocen las tarjetas, y la banca ‘online’ no funciona fundamentalmente para Instituciones, empresas y autónomos, por lo que se han colapsado administrativamente y perjudicado sus intereses económicos”.

El “cabreo es monumental”, considera UGT, no solo por parte de los clientes sino también de los trabajadores que se sienten “impotentes ante las avalanchas de quejas, amenazas de cancelación de cuentas e incluso insultos y veladas amenazas”.

Las quejas de los clientes han llevado ya a que la asociación de consumidores Facua denunciase esta misma semana que los antiguos usuarios de Caja Granada “tienen problemas con sus cuentas, tarjetas e incluso con el acceso a la banca online”, debido a la fusión de los sistemas de Bankia y BMN.

“Entre las denuncias de los usuarios se encuentran la imposibilidad de hacer uso de las tarjetas de la entidad debido a problemas de integración con los sistemas de pago, la negativa a la hora de acceder a los servicios de banca online por problemas con claves pérdidas o incluso la existencia de cajeros inoperativos debido precisamente a este proceso de integración”, señala la asociación, que ha recibido también quejas de usuarios “que están viendo cobros de comisiones en sus cuentas por servicios que hasta ahora la antigua entidad venía prestando de forma gratuita, o que ven cómo los cargos que venían pagando normalmente se han incrementado”.